Mujeres del cine clásico en La Torre de Babel, de Aragón Radio

Nueva entrega de mi sección en el programa La Torre de Babel, de Aragón Radio, la radio pública de Aragón, en este caso dedicada cuatro importantes mujeres del cine clásico: Ida Lupino, Anita Loos, Lillian Hellman y Leigh Brackett.

17 comentarios sobre “Mujeres del cine clásico en La Torre de Babel, de Aragón Radio

  1. Ida Lupino, Anita Loos, Lillian Hellman y Leigh Brackett; grandes mujeres, sí señor. No sé qué opinarían estas grandes artistas de, no sé, Unidas Podemos. Vaya usted a saber. La primera: gran actriz y directora. La segunda: una adelantada de su tiempo. Tanto, que todavía nos queda demasiado lejos en el futuro. Lillian Hellma: grandísima dramaturga y guionista. Leigh Brackett: mucho menos conocida. Estuvo casada con el escritor de ciencia ficción Edmond Hamilton. Tengo en mi poder algunos libros de la Brackett de ciencia ficción y fantasía épica; tan épica como aquel “Río Bravo”. Hay muchas gente que sabe que ella fue la que escribió el primer borrador de “El imperio contra Paca”, pero no tantos que fue ella, precisamente, la que le sugirió a Papada Lucas que el puto Darth Vader fuera el padre de Luke y Leia.

    Abrazos mil

    1. Jajajaja…

      En cualquier caso, es una muestra de que fueron muchas y buenas. ¿Qué habría sido de Hawks sin Brackett? Y nos dejamos a unas cuantas en el tintero. En cuanto a trasvases temporales… Probablemente, hoy no podrían escribir ni actuar como lo hicieron. Estarían obligadas a ser políticamente correctas y atenerse a la moral oficial para que las publicara Anagrama.

      Abrazos

      1. No sé si recuerdas mis artículos sobre las grandes actrices del periodo silente del cine; los grandes momentos estelares peor documentados de la historia del cine. Qué grandes mujeres, coño. Fíjate tú cómo eran estas mujeres que cuando las resucitaba gente tan celestial como el viejo zorro de Billy… sí, estoy hablando de Gloria Swanson, por poner un ejemplo, para ese prodigio de la inteligencia humana llamado Sunset boulevard, quedamos prendado de su vampirismo a través de la cámara. Las vamps del cine mudo que hablaban mucho mejor que la verborrea contemporánea subnormalizada neandertalesca y bla bla bla. Ay, Asta Nielsen, Alla Nazimova, Betty Bronson, Brigitte Helm (la mujer robot de Metrópolis, entre otras cosas), Gloria Swanson y la escena final de Sunset boulevard, Clara Bow, Theda Bara, Pola Negri, Lya De Putti (no te rías por la fonética en castellano), Louise Brooks, y, sobre todo, Mae West. ¿Sabías que esta mujer tiene un lugar privilegiado en el Museo Dalí de Figueras? No sé la de veces que he ido allí de peregrinaje. Lo sabes, amigo Alfredo, allí, en la antigua casa de Dalí se forjó el guion de Un perro andaluz, entre otras cosas. ¿Por dónde iba? Ah, sí, Mae West. A ver si hay algún editor en este país que le dé por publicar su autobiografía titulada Goodness had nothing to do with it, algo así como La bondad no tiene nada que ver con eso (gracias traductor de Google). He podido leer fragmentos a través de otros libros que lo citan, ya sabes, el puto “mise en abyme”, que no es otra cosa que tener hambre de cultura en este país y que te den para comer las palabras de Irene Montero, Carmen Forcadell, Susana Díaz, Theresa Mary May, Belén Esteban, Ada Colau, Manuela Carmena, Carmen de Mairena, mi suegra, Angela Merkel, la mujer de Buenafuente (no me acuerdo cómo se llama), etc. No obstante, he podido leer el magnífico Mae West y yo, de Eduardo Mendicutti y el Mae West de la editorial Taschen. Y como mi hambre me ha llevado a recopilar fragmentos de su autobiografía (recopilada por otros) no traducida ni editada, aquí te las dejos, amigo Alfredo. Una vez me dijo un antiguo amigo de la escuela de cine que él hubiera vendido su alma al diablo para pasar una noche con Mae West. Le dije que no tenía ni puta idea de Mae West y del diablo. Para entregar tu alma al diablo solo hacía falta entregarte a ella. El diablo solo se pajea mirando las películas de Mae.

        “He escrito mi biografía. Va sobre una chica que perdió su reputación y nunca la echó de menos.”

        “Solo se vive una vez, pero si lo haces bien, una vez puede ser suficiente.”

        “Las chicas buenas van al cielo. Las malas, a todas partes.”

        “Sexo y emoción en moción.”

        Más abrazos miles

      2. Los recuerdo, claro. No obstante, esas actrices hoy son puestas en tela de juicio porque se prestaban, según se dice ahora, a representar una mujer cosificada y estereotipada dentro de los cánones masculinos. La ‘vamp’ es hoy un cliché a erradicar. Siempre según el discurso oficial, naturalmente, ese que hace juicios morales y funciona como una pequeña gran inquisición. No son capaces de detectar cuánto de libertad y autonomía, cuánto de liberación, hay en esos personajes. Pero claro, la idea de que el poder no tiene sexo, de que eso del patriarcado no existe, no gusta. En fin, que hay muchas mujeres, Mae West aparte, de aquellas épocas que hubieran tenido muy complicado prosperar en Hollywood si ese Hollywood fuera el nido retrógrado y machista que nos quieren contar. No digo que no lo fuera; digo que no es el que nos quieren contar.

        Abrazos

    1. Mira qué bien, mi querida Hildy. Una individua de lo más interesante. Vale la pena seguir su filmografía como guionista y comprobar sus aportaciones fundamentales al universo de Hawks.

      Besos

  2. Mujeres auténticas, transgresoras y polifacéticas. Cada vez tengo más dudas sobre el supuesto machismo de entonces y lo que hoy pretenden vendernos como feminismo. Qué mundo éste… cada vez entiendo menos esta época.
    “Escribía como un hombre”, creo que éstas eran las palabras que empleaba Hawks sobre Leigh Brackett. Otro guiño/homenaje cinéfilo de Carpenter en su “Asalto …”, ponerle a la protagonista el nombre de la autora del guión de “Río Bravo”. Bravissimo…
    Asistir a una velada con cualquiera de ellas tenía que ser una absoluta maravilla. Lo que daría yo…
    Resulta curioso que en la tumultuosa relación que mantuvieron Hellman y Hammett, en la etapa de mayor fertilidad creativa de ella él estuviera ya en decadencia artística y, por contra, cuando ella comenzaba tímidamente él estaba en su apogeo.
    De Lupino no sé qué más decir que no haya dicho ya. Me encanta como actriz y reivindicarla desde cualquiera de sus facetas no debería ser algo aislado sino necesario.
    Respecto a Anita Loos reconozco que estoy pez sobre ella. Todo lo que apuntas sobre su figura me resulta sumamente interesante y atrayente. Su look, al menos las imágenes que encuentro sobre ella, me recuerda ligeramente al de la actriz Louise Brooks . Mira, otra actriz maravillosa que tuvo que emigrar a Europa para poder subsistir en la industria del cine. Qué papelón hace en “La caja de Pandora”.

    Lo que aprende una contigo…

    Un abrazo.

    1. Bueno, mujer, todos aprendemos de todos…

      Eludí expresamente hablar de Mae West, por ejemplo, o de Ruth Gordon o de Salka Viertel, porque es posible que les dedique su propio espacio individualmente, o que las cite en otro momento. Tampoco era cuestión de hablar de todas al batiburrillo. Anita Loos es una joya, uno de mis personajes favoritos del Hollywood de los treinta y cuarenta. Gran observadora, de inteligencia viva y verbo ácido. Una gran mujer, a pesar de su pequeño tamaño. La mujer, el feminismo y la masculinidad cobran un aspecto mucho más interesante, y divertido, si le dejas hablar a ella. Todo son virtudes, aunque hoy muchos de ellas serían señaladas como defectos por las propias mujeres.

      A Brooks la mató el escándalo. Sus películas europeas fueron demasiado modernas y críticas, y cuando regresó todo el mundo la temía. La incluyeron en una lista de esas que dicen que no existen, y hasta más ver. Hollywood perdió tanto o más que ella, porque el cine que se avecinaba a su regreso parecía pensado para ella.

      Coincido contigo respecto a lo que se habla sobre el machismo y las reivindicaciones feministas en el cine, particularmente en el americano. Siempre he pensado que, como parte de la sociedad, el cine arrastraba el ninguneo de la mujer en muchos aspectos. Sin embargo, al mismo tiempo, dentro y fuera de la pantalla la mujer era representada y gozaba de cotas de libertad y de una posición de dominio que fuera del cine no solía ocupar. A mí el cine, en ese sentido, siempre me ha parecido un espacio más liberador que opresor. También es cierto que la ignorancia tremebunda con la que se opina hoy en día lleva a colgar etiquetas, a generalizar y a dar por hechas un montón de inexactitudes y de mentiras. Siempre ha habido mujeres directoras, productoras y guionistas, además de actrices, supervisoras de guion, ejecutivas y responsables de las más diversas facetas y oficios del cine, en Hollywood y fuera de él. Las directoras no se conocen, nadie sabe de ellas, y por tanto se dice que no hay. Pero las ha habido, en prácticamente todas las décadas y en casi todos los estudios. Lo que no ha habido es jefas de majors y minors. Pero la lista de mujeres importantes de Hollywood, del cine en general, es tan amplia y apabullante que creo que el feminismo, en este campo, se nutre más de la propaganda y de la ignorancia que de otra cosa.

      Abrazos

  3. Efectivamente, ésa es la cuestión. Que en lo relacionado con ostentar la supremacía económica de los estudios, éstos eran regentados por hombres en su totalidad. Sin embargo, en lo demás, ellas hacían cualquier tipo de labor cinematográfica. Otra cosa es que hoy traten – por los motivos que sea (y tengo curiosidad por saber cuáles) – de distorsionar, cuando no manipular o maquillar, la verdad del Hollywood de antaño.

    ¡Abrazos!

  4. Efectivamente, ésa es la cuestión. Que en lo relacionado con ostentar la supremacía económica de los estudios, éstos eran regentados por hombres en su totalidad. Sin embargo, en lo demás, ellas hacían cualquier tipo de labor cinematográfica. Otra cosa es que hoy traten – por los motivos que sea (y tengo curiosidad por saber cuáles) – de distorsionar, cuando no manipular o maquillar, la verdad del Hollywood de antaño.

    ¡Abrazos!

    1. Por hombres… judíos…

      Y sin embargo, ahí tienes a Kathleen Kennedy. Me gustaría que las reivindicaciones, las justas y las inexactas, escenificadas en los últimos tiempos, tipo Frances MacDormand y demás, se dirigieran también contra ella, o bien se recordara su condición de mujer. Quienes ostentan el poder tienen sexo, pero el poder no lo tiene. Mientras no seamos capaces de diferenciar esto…

      ¡Abrazos!

    1. Me temo que tienes razón. Culpa, creo, esencialmente, del exhibicionismo en redes y del postureo mediático. Hemos terminado sustituyendo el pensamiento por el juicio moral, de manera que cuando expones una cuestión, sobre este o sobre cualquier otro tema controvertido y contradictorio, no se atiende a los argumentos ni mucho menos a los hechos, sino a la fe personal, a la creencia íntima, a la moral propia. La conclusión es que ni se discute ni se rebate; se etiqueta y se condena. Es más fácil hacer un juicio moral que pensar, te coloca en el lado de los “buenos”, haces tribu, te sientes arropado y te vas a la camita la mar de satisfecho contigo mismo. Y si lo haces en redes, de manera que los demás vean lo chachi que eres y tienes un montón de “me gusta”, mejor que mejor.

      Un beso.

  5. Es que lo de polemizar queda muy bien si sólo se hace superficialmente. En cuanto se realiza con datos contrastados y una necesidad sana de llegar al núcleo del tema la gente huye porque se queda sin argumentos y sobre todo en evidencia, debido a que no hay un conocimiento profundo sobre la cuestión a tratar. Al final, todo, en esta sociedad, termina siendo una puñetera pose.
    Cómo me he levantado hoy…. jajaja.

    Besos.

  6. Sobre todo, me has sorprendido con Leigh Brackett…A ver si un día hablas de las españolas; pienso ahora en dos pioneras del Cine de la República,que mencionaron en Historia de nuestro Cine pero que ya no recuerdo, y en Ana MAriscal, cuya peli “Segundo López, aventurero urbano” me encantó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.