Turismo por lugares de película en La Torre de Babel, de Aragón Radio.

Nueva entrega de mi sección en el programa La Torre de Babel, de Aragón Radio, la radio pública de Aragón, en este caso dedicada a hablar de algunos lugares míticos inventados por las películas: la Barranca de Solo los ángeles tienen alas (Only Angels Have Wings, Howard Hawks, 1939), la Innisfree de El hombre tranquilo (The Quiet Man, John Ford, 1952), la Brigadoon de Vincente Minnelli (1954) y la Freedonia de los hermanos Marx en Sopa de ganso (Duck Soup, Leo McCarey, 1933).

(desde el minuto 14)

6 comentarios sobre “Turismo por lugares de película en La Torre de Babel, de Aragón Radio.

  1. Es un tema la mar de interesante, amigo mío. Espero que todo esto no llegue a más y empecemos a ver en los escaparates de las agencias de viajes lo que no me gustaría ver. Espero que no quiten esas imágenes de esos viejos sonrientes con sus dentaduras postizas y la próstata impoluta delante de un crucero llamado “Imserso”. Espero que no quiten esos posters que anuncia París, es decir, al fondo la torre Eiffel y delante de ella todos los muñecos de Walt Disney saludándote. Espero que no quiten esos carteles donde vemos una Tailandia surgida del gran dios Photoshop: agüita cristalina, chiringuitos dentro del agua con techo de hojas de palma seca y toda esa mierda. Lo digo, porque podría ponerse de moda (para los siempre aburridos turistas), recorrer “las rutas del celuloide muerto”. Vaya, acabo de inventarme una frase genial. Espero que no me la robe la agencia de viajes El Corte Inglés. No quisiera ver la Innisfree de “El hombre tranquilo” lleno de japos y carteristas irlandeses haciendo su agosto.

    Ay, amigo mío, estoy tan mal. Estoy tan deprimido que me gustaría perderme en “Brigadoon” yo solito, nada de grupos de japos que solo miran la punta de la sombrilla del guía, que siempre suele ser la Rana Gustavo ensartada en la punta.

    De momento, la literatura ya se ha puesto las pilas desde hace un tiempo. Las guías de turismo ofrecen recorridos de los arduos caminos de Ulises y del Quijote. Vetustos edificios albergan la alcoba de Desdémona y el balcón de Julieta. Una aldea colombiana dice ser el verdadero “Macondo” de Aureliano Buendía y la isla de Juan Fernández se ufana de haber recibido hace siglos a aquel singular colonialista, Robinson Crusoe. Ahora la ciudad de Vigo realiza festejos porque el capitán Nemo de “Veinte mil leguas de viaje submarino” navegó con su Nautilus por la bahía. Me temo lo peor, amigo Alfredo. ¿Has leído la novela de Julian Barnes “Inglaterra, Inglaterra”, donde un magnate emprende la construcción de lo que será su obra magna. Convencido que en la actualidad Inglaterra no es más que una máscara vacía de sí misma, apta sólo para turistas, creará el parque temático: Inglaterra, Inglaterra. Es todo un éxito. La isla de Wight, lugar donde está ubicado el parque, se independiza de la vieja Inglaterra, e incluso miembros de la casa real se trasladan al nuevo país para ejercer de monarquía de parque temático. Con el tiempo, todas las mentiras se vuelve tanto o más verdadero que el país de verdad, las ambiciones imperiales de desatan y los figurantes que representan a personajes míticos y gobernantes, y cuya función era, “parecer”, comienzan a, “ser”.

    Me estoy imaginando un futuro inmediato donde todo el mundo se queda en esos lugares míticos del cine y de la literatura, y me dejarán solo en el súper y en los lugares más vulgares de la realidad donde me muevo comúnmente. No veré a Mickey Mouse en los escaparates de las agencias de viaje. Veré a John Wayne, a Gene Kelly, a Cary Grant invitándome a realizar el viaje de mi vida.
    Ay, pero qué jodido estoy.

    Abrazos mil.

    1. Jajajaja… Creo que no corres peligro, Paco. Piensa que a casi nadie le interesan ya estos lugares míticos, estas películas. Están demasiado ocupados viendo Telecinco, las plataformas de series alimenticias y jugando a los videojuegos después de que les hayan salido ya canas en la entrepierna. Así que no te preocupes, porque ni los japos ni lo jubiletas van a mancillar turísticamente esos sacrosantos emplazamientos de la imaginación.

      Lo de las agencias de viajes se ha puesto como los cines multisala, infantilismo puro. Todos los topicazos convertidos en fotografías para los escaparates. Son todavía peores esas guías tipo Pilot, o esos documentales de viajes para las televisiones temáticas. Dicen una cantidad de chorradas por metro cuadrado impensables en alguien inteligente. Y no digamos ya los programas de cocina viajeros, con un cocinero dando por saco alrededor de todo el mundo. Eso, por no hablar de Manchegos por el mundo, Turolenses por el mundo, y demás mandangas. El planeta como parque temático, me temo que Barnes es quedó corto.

      La literatura nos trajo Comala, Macondo, Región, Costaguana (qué preferencia por Hispanoamérica, por cierto…). El cine nos ha traído estos otros lugares. Quizá porque es justamente en el mundo donde no nos gusta vivir.

      Abrazos, y a cuidarse.

  2. ¡Anda, has cambiado de música de cabecera…! la otra era muy simpática. Muy interesante y divertido el programa sobre esos lugares de Cine, nunca mejor dicho.
    carlos

Responder a Carmen Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.