Música para una banda sonora vital: Zoe (Drake Doremus, 2018)

Apocalypse, de Cigarettes After Sex, suena en este reverso romántico de la problemática del amor robótico con fecha de caducidad que ya se planteaba en Blade Runner (Ridley Scott, 1982). Más preocupada de lo emotivo que de lo tecnológico, la película desaprovecha el potencial de su premisa en aras de una taciturna y estilizada languidez hacia el reencuentro sentimental. Posee, no obstante, cierto encanto, aunque resulta mucho más interesante por lo que apunta que por lo que cuenta.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.