Diálogos de celuloide: ¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú (Dr. Strangelove, or How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb, Stanley Kubrick, 1964)

Resultado de imagen de Dr. Strangelove, or How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb

GENERAL JACK RIPPER: ¡Mandrake!
CAPITÁN MANDRAKE: ¿Sí, Jack?
GENERAL JACK RIPPER: ¿Alguna vez vio a un comunista beber un vaso de agua?
CAPITÁN MANDRAKE: Bueno, reconozco que no puedo decir que lo haya visto, Jack.
GENERAL JACK RIPPER: Vodka. Eso es lo que beben, ¿verdad? Nunca agua.
CAPITÁN MANDRAKE: Bueno, creo que eso es lo que beben, Jack. Sí.
GENERAL JACK RIPPER: Un comunista no beberá agua bajo ninguna circunstancia, y no le falta razón.
CAPITÁN MANDRAKE: Ah, sí. No acabo  de comprender a qué se refiere, Jack.
GENERAL JACK RIPPER: Al agua. A eso me refiero: al agua. Mandrake, el agua es la fuente de toda la vida. El 70% de la superficie de la tierra es agua. ¿Se da cuenta de que el 70% de usted es agua?
CAPITÁN MANDRAKE: ¡Oh, Dios!
GENERAL JACK RIPPER: Y como seres humanos, usted y yo necesitamos agua fresca y pura para surtir nuestros preciados fluidos corporales.
CAPITÁN MANDRAKE: Sí.
GENERAL JACK RIPPER: ¿Empieza a comprenderlo?
CAPITÁN MANDRAKE: ¡Sí!
GENERAL JACK RIPPER: Mandrake, ¿nunca se ha preguntado por qué sólo bebo agua destilada o agua de lluvia, y solo alcohol de grano puro?
CAPITÁN MANDRAKE: Bueno, sí me lo pregunté, Jack. Sí.
GENERAL JACK RIPPER: ¿Nunca oyó hablar de la fluorización? ¿La fluorización del agua?
CAPITÁN MANDRAKE: Sí, oí hablar de ella, Jack. Sí.
GENERAL JACK RIPPER: ¿Sabe qué es?
CAPITÁN MANDRAKE: No, no sé lo que es. No.
GENERAL JACK RIPPER: ¿Se da cuenta de que la fluorización es la más monstruosa y peligrosa conspiración comunista a la que nos hemos enfrentado?
(guion de Stanley Kubrick, Terry Southern y Peter George, a partir de la novela de este último)

6 comentarios sobre “Diálogos de celuloide: ¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú (Dr. Strangelove, or How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb, Stanley Kubrick, 1964)

    1. Siempre que veo/leo este diálogo, o veo Ninotchka o Uno, dos, tres, del viejo Wilder, recuerdo una anécdota que contaban miembros del PCE exiliados en la URSS al término de la Guerra Civil. Decían cómo en los brindis con vodka, que se multiplicaban y extendían durante minutos y minutos, con múltiples oferentes y montones de discursos, ellos se bebían los vasitos de un trago, mientras que los soviéticos solo se mojaban los labios. Y, claro está, los comunistas españoles, al cuarto brindis, estaban por los suelos…

      1. Joder. Ja, ja, ja. Fijo que por eso Franco ganó la guerra. Ja, ja, ja. Los comunistas españoles mamados y enfrentados entre ellos los del POUM con los del PCE y viceversa. Mc Carthy era un ingenuo. En vez de tanta caza de brujas tendría que haber prestado atención a todo el vodka que se les colaba por el Estrecho de Berín para derrumbar a los pobres e ingenuos norteamericanos. Y eso por no hablar de lo de la fluorización del agua…..Por cierto, hay una marca de Vodka muy conocida que se fabrica (o al menos la embotellaban) en Estados Unidos (o por lo menos hacía no tantos años). Me estoy refiriendo a la “Smirnoff” Además, no te vayas a creer que es en California o Nueva York como podría ser de imaginar por su avanzada industrialización, sino nada menos que en la virginal y muy wasp Connecticutt. Lo sé porque una vez conocí a un tipo de la zona que me lo contó y me enseñó la etiqueta para confirmarlo. Cosas que pasan……

        Saludos.

      2. Caray… Es uno de los periodos más fascinantes de la ya de por sí fascinante historia norteamericana del siglo XX. Pocos recuerdan que las cazas de brujas no empezaron con MacCarthy, a finales de los cuarenta, sino por bajo el mandato de Roosevelt en los treinta, aunque todavía no salpicaba en demasía al cine (sí al teatro, y mucho). Pero tuvo sus damnificados, y no pocos. Por otra parte, según tengo entendido (cosa que yo no he comprobado ni comprobaré jamás, porque no pruebo ni gota de alcohol, aunque pueda parecer lo contrario…) dicen que el mejor vodka es el finlandés…
        Saludos

  1. Más de cincuenta años después de su estreno, la sátira negra del viejo Kubrick no ha perdido nada de fuerza; de ese general demente de la Fuerza Aérea estadounidense se lanza un ataque nuclear sin cuartel contra la Unión Soviética. Kubrick mezcla ingeniosamente el realismo documental con lo mejor del humor negro, ya que la muerte de la humanidad es tratada como poco más que la última broma de mal gusto. El golpe maestro de Kubrick (hay mucha gente que no se ha dado cuenta todavía) consiste en desplazar la acción dramática del filme de modo que la compasión de la audiencia abandone la escala de valores y por fin coincida con los objetos de la sátira. Llegamos a admitir los magníficos B-52 con sus bombas atómicas de formas depuradas, y a los valientes, aunque desconcertados pilotos; despreciamos al presidente blandengue por tratar de llegar a un acuerdo con el Kremlin, y casi nos alegramos cuando se produce el Armagedón nuclear. Al hacer que nos coloquemos en el bando de nuestros miedos más oscuros, Kubrick expone todo el encanto siniestro y la lógica inconsciente de la muerte tecnológica. Esto no es del todo nuevo. Al final de la Biblia, el Apocalipsis presenta el fin de los tiempos como una buena noticia. Por cierto, la mano ortopédica del doctor Stangelove no es lo único que parece tener voluntad propia. Él mismo se enfurece a veces.

    Abrazos mil

    1. Es muy interesante ver juntas esta película y Punto límite, de Lumet, que trata lo mismo pero más “en serio”, con Henry Fonda como el presidente en apuros dispuesto a contemporizar. En fin, la canción que utiliza Kubrick, We’ll Meet Again, de Vera Lynn, subraya ese final irónico, aunque yo no estoy muy seguro de que llegue a identificarme con los pilotos, o a admitir un cambio de valores. Más bien al contrario, creo que es un subrayado sarcástico de la perspectiva que implica abandonar esos (supuestos) valores.

      Abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.