Música para una banda sonora vital: Frankenstein de Mary Shelley (Mary Shelley’s Frankenstein, Kenneth Branagh, 1994)

Patrick Doyle es el compositor de la música de esta película de Kenneth Branagh, el más ambicioso proyecto cinematográfico para trasladar a la pantalla la inmortal novela de Mary Shelley en sus auténticas dimensiones, alejada de la iconografía y de los clichés del terror gótico impuestos por la versión de James Whale de 1931 y de sus sucesivas adaptaciones. La ambición alcanza la pura vanidad y pretenciosidad en el caso particular de Branagh, que prácticamente construye la película como un monumento a sí mismo, a su presencia en pantalla y a sus parlamentos de corte shakesperiano. La cinta recibió más palos que una estera, no todos injustos, en buena parte desde sectores que desconocen en su totalidad la novela de Mary Shelley y las circunstancias y los contextos en los que se creó y solo saben del monstruo lo que han visto en las películas.

6 comentarios sobre “Música para una banda sonora vital: Frankenstein de Mary Shelley (Mary Shelley’s Frankenstein, Kenneth Branagh, 1994)

  1. No suelen convencerme las películas de este cineasta. Como tú dices, muy ególatra. Ésta no la he visto, aún, pero su Hamlet, con todo lo correcta que es, me resulta pomposa y aparatosa. Para ver las obras de Shakespeare en pantalla me quedo con el talento de Welles. Y en cuanto a Shelley, he de volver a ver Remando al viento, que la tengo olvidadísima.
    Sobre el monstruo de Frankenstein, buena falta haría una revisión en condiciones para llevarla a la pantalla grande (y eso que me encantan las dos primeras, de Whale).

    Besos!!

    1. Bueno, tiene sus momentos. No muchos, es verdad. Soy más de Mucho ruido y pocas nueces o de En lo más crudo del crudo invierno (que es como un intento de película de Woody Allen sin Woody Allen), o de Los amigos de Peter.

      En cuanto a Frankie… Whale, claro, y Remando al viento, que es de mis favoritas. Y el Macbeth que hizo Fassbender tampoco está mal. Y el Trono de sangre de Kurosawa, claro…

      Beso

  2. Sería que era jovenzano cuando la vi en el cine, pero a mí me impresionó porque, claro, tenía un cariz de autenticidad que no había visto antes.
    En aquella época hubo una oleada por revitalizar a los clásicos del terror que, en el caso de Drácula y ésta, me parecieron buenas ideas; también la del Jinete sin cabeza deTim Burton y ya no tanto la del Hombre Lobo que hacía Jack Nicholson con la Pfeifer.

    1. Desde luego, es más ambiciosa que cualquiera en tanto trata de adaptar la novela de Mary Shelley, y no ajustarse el canon terrorífico que el cine pero no la novela asoció al personaje.

      La de Burton era horrible, cambiaba toda la historia para hacer un bodrio absurdo. La del lobo era más respetuosa con el mito, pero tampoco eficaz. Salvo como comedia, claro…. Drácula de Coppola tampoco me entusiasmó. En suma, cuatro intentos fallidos.

  3. Yo soy una enamorada de Shakespeare y me encanta sumergirme en sus adaptaciones cinematográficas. Así que a Branagh le tengo gran cariño. Me deslumbró con su Enrique V. Después me chifló Mucho ruido y pocas nueces. Es más emotivo su homenaje a Hamlet en Lo más crudo el crudo invierno que su posterior adaptación (de la que sin embargo salvo varias cosas). Y rescato su Trabajo de amor perdidos que convirtió una de las comedias de Shakespeare en un brillante musical de etapa dorada de Hollywood. Además de tener un hueco enorme en mi memoria y corazón por Los amigos de Peter.
    Respecto a su versión de Frankstein la vi hace relativamente poco y me pareció tan desatada y barroca que curiosamente me fascinó.

    Beso
    Hildy

    1. Ya sabes, mi querida Hildy, que el musical y yo… Y menos si está Shakespeare en el ajo…

      No cabe duda de la pasión de Branagh, paralela a la de Olivier. Con mayor o menor acierto, se le agradece, como también otras apariciones suyas en películas dirigidas por otros, como Celebrity de Allen. Es cierto que este Frankenstein es tan circense y tan pasada de rosca que hasta adquiere encanto. Desde luego, tiene sus fieles. A mí, atreverse a ir más allá de los clichés del terror ya me parece positivo; lástima de ese autobombo constante que se hace en la película.

      Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.