Mis escenas favoritas: Louis Le Prince, el pionero desaparecido.

Resultado de imagen de louis le prince

Louis Aimé Augustin Le Prince (1842-1890) fue un artista e inventor francés, considerado por muchos, especialmente en Gran Bretaña (su centro de operaciones se encontraba en la ciudad de Leeds), como el verdadero inventor del cine tras su filmación de octubre de 1888 titulada La escena del jardín de Roundhay (Roundhay Garden Scene, 1888), estampa familiar de dos segundos de duración, registrada en una película de papel y fotografiada con una única lente. Su condición de pionero se completa con Tráfico del puente de Leeds (Traffic Crossing Leeds Bridge, 1888). Con ellas Le Prince se adelantó varios años a los trabajos de Edison, que filmó sus primeras imágenes en movimiento en 1891, y a los hermanos Lumière, que lo hicieron en 1892.

Le Prince nunca realizó una presentación pública de su trabajo. Dos años después de sus logros, el 16 de septiembre de 1890, desapareció misteriosamente en el tren que unía Dijon y París, en uno de los mayores misterios del mundo del cine. Su cuerpo nunca apareció, y no quedó rastro de su equipaje. Más de un siglo después se encontró en un archivo policial la fotografía de un hombre ahogado que pudo ser Le Prince, pero también se han aventurado otras explicaciones, como el asesinato instigado por Edison (que, ya fallecido, arrebató en los tribunales norteamericanos a los familiares de Le Prince la condición de herederos del verdadero inventor del cine y las prerrogativas económicas derivadas de ello), el suicidio, la desaparición voluntaria para comenzar una vida nueva sin necesidad de ocultar su secreta homosexualidad, o incluso la muerte a manos de su hermano a instancias de su propia madre.

La extraña desaparición de Le Prince y la verdadera medida e influencia de su legado en los pioneros que le siguieron constituye uno de los grandes enigmas de la historia del cine. Sus dos filmaciones, no obstante, se conservan teñidas en esa magia inquietante y ese vértigo emocional que implica mirar cómo era una porción del mundo en movimiento hace 132 años.

6 comentarios sobre “Mis escenas favoritas: Louis Le Prince, el pionero desaparecido.

  1. ¡Caramba! Desconocía la existencia de este hombre y su obra. Vergüenza me da… Las imágenes son preciosas, un poema en movimiento. Y qué misteriosa desaparición, al menos en apariencia.

    El cine mudo poseía una magia especial y muy difícil de definir. La magia de los “primitivos” que, para mí, no eran tales sino revolucionarios. Unos adelantados a su tiempo, capaces de conjugar vida y cine, capturando instantes eternos para la memoria y el goce del cinéfilo.

    ¡Besos!

    1. Bueno, tanto como vergüenza… Registró sus películas en un papel que entonces fabricaba Eastman; por eso se le considera pionero en el campo de las imágenes en movimiento, pero no en cuanto al uso del celuloide.

      El cine mudo tiene misterio, en particular estas películas rodadas registrando directamente una porción de realidad (lo cual a su vez las hace inmediatamente irreales, pero ese es otro debate). No sé si conoces la película que Thierry Frémaux, director del Instituto Lumière y del Festival de Cannes, estrenó hace un par de años sobre el cine de los Lumière. Cada toma irradia algo de ese misterio de la vida filmada, es una verdadera joya de documental que, si no has visto, terminarás viendo con toda seguridad más pronto que tarde.

      Besos

  2. ¿Existirá un relato o novela sobre LOUIS LE PRINCE? Es una historia muy seductora para una buena pluma, la verdad. Yo vi hace unos dos años, creo, un documental curioso en un canal de cine. Y me puso sobre la pista.
    Sí, tienen magia esas primeras y pioneras imágenes. Una extraña belleza de captar lo inmediato. De pronto, a lo largo de los años ya son sombras.

    Beso
    Hildy

    1. Conozco ese documental, casi detectivesco, muy ilustrativo, además, de la cantidad de distintos pioneros del cine en las Islas Británicas. Prácticamente, cada ciudad industrial (Manchester, Liverpool…) tiene el suyo.

      A mí estas imágenes robadas del pasado me fascinan. No se trata de reportajes oficiales, de glosas del poder o de registro de acontecimientos, sino de pedazos de vida. Son como fantasmas.

      Besos

  3. Nada, que no se puede dar nunca nada por sabido; siempre hay alguien que lo hizo antes de quien se da oficialmente por inventor de lo que sea..,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .