Diálogos de celuloide: M, el vampiro de Düsseldorf (M, Fritz Lang, 1931)

Foto de Peter Lorre - M, El vampiro de Düsseldorf : Foto Peter ...

HANS BECKERT: ¡Qué queréis que haga…! ¿Qué puedo hacer yo…? ¿Es que no creéis que es terrible lo que llevo dentro…? ¡Este fuego, esa voz, esta tortura…! Tengo que circular por las calles huyendo constantemente… Hay alguien que me persigue… ¡Y soy yo mismo…! ¡Me persigo… en silencio! Pero yo le oigo.. ¡¡Sí!! A veces me parece… que yo mismo corro detrás de mí y quiero escapar de mí mismo… ¡pero no puedo… no puedo escapar! He de continuar mi camino porque si no me alcanzará… ¡Tengo que correr… correr por las calles sin fin…! ¡Y quiero… quiero escapar…! Y detrás de mí corren los fantasmas de las criaturas… nunca se apartan de mí… nunca… Siempre están ahí… ¡Siempre! ¡Siempre! ¡Siempre! Solo tengo una solución: ¡¡¡matar!!!… Y ya no me doy cuenta de nada más… Luego sale la noticia en todos los periódicos… y leo, y leo el suceso… y me pregunto al leerlo: ¿He hecho yo eso? ¡Y no puedo recordarlo…! ¡Vosotros no podéis comprender lo que significa llevar en el interior dos voces como yo llevo, gritando… gritándome constantemente. ¡No lo hagas! ¡Mata! ¡No lo hagas! ¡Mata! Y las voces siguen enloqueciéndome… ¡Y no quiero impedirlo… pero no puedo evitarlo…! ¡¡No puedo…!! ¡¡No puedo…!! ¡¡No puedo…!!

(guión de Thea von Harbou y Fritz Lang)

4 comentarios sobre “Diálogos de celuloide: M, el vampiro de Düsseldorf (M, Fritz Lang, 1931)

  1. Thea von Harbou era una mujer de mucho talento. Escribió la novela “Metrópolis” añadiendo muchas más cosas que no estaban en el guion original. Si tienes la oportunidad de conseguirla léela, vale la pena. Sin embargo, la mujer tenía un defectillo: le molaban los nazis. ¿Qué más le podía pasar al viejo Fritz? Se querían y estaban muy compenetrados. Menuda historia, amigo. Mucho mejor que lo que había en cartelera hace un mes y medio atrás y la que habrá cuando Pedro Sánchez abra las puertas del corral.

    Este dialogo que hoy rescatas va más mucho más allá de una simple queja de un tarado. Conmueve y te aterroriza a la vez. “¡¡Sí!! A veces me parece… que yo mismo corro detrás de mí y quiero escapar de mí mismo…”. Ya no se hacen grandes películas con rigor respecto a gente que se le va la olla. Hans Beckert, Norman Bates… nosotros mismos; diseccionados por maestros como Hitchcock, Lang, Powell (El fotógrafo del pánico), Fuller (Corredor sin retorno), y paro ya porque hay unas cuántas.

    Abrazos mil

    1. Efectivamente, este personaje establece los parámetros del psicópata cinematográfico para todo lo que iba a venir después.

      En realidad son dos novelas, porque a la publicada en 1926 se une otra publicación por entregas, con un texto no idéntico, el segundo semestre de aquel año. En todo caso, gente fascinante, aunque Lang puso mucho de su cosecha para explicar su salida de Alemania tras esa entrevista con Goebbels.

      Abrazos

  2. Qué alegría leer también por aquí a Francisco.

    Mi querido Alfredo, este monólogo casi es un relato de terror independiente. Y además ahora por las calles de mi ciudad, si sales, a veces, eres el único visitante. Y me imagino estas palabras en mi mente: “Tengo que circular por las calles huyendo constantemente… Hay alguien que me persigue… ¡Y soy yo mismo…! ¡Me persigo… en silencio! “.

    Beso
    Hildy

    1. La verdad es que el mismo texto, leído en épocas diferentes, puede remover los mismos resortes u otros distintos.

      A Paco se le echaba de menos, pero ya lo tenemos por aquí otra vez, en plena forma.

      Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .