Música para una banda sonora vital: El honor de los Prizzi (Prizzi’s Honor, John Huston, 1985)

Alex North compone la música original de la penúltima película de John Huston, una comedia negra ubicada en una de las familias más importantes de la mafia de Nueva York. Para la apertura, Norh crea un tema de aires clásicos que debía encajar con las piezas de música clásica italiana, en particular Rossini, que suenan a lo largo de la cinta. Para los créditos finales, North introduce simpáticas variaciones sobre la melodía principal de El barbero de Sevilla, castañuelas incluidas (que a su vez alude al contexto hispano en que se inicia la relación entre los personajes de Jack Nicholson y Kathleen Turner), que acentúan el tono de divertimento socarrón que sobrevuela las algo más de dos horas de metraje.

 

4 comentarios sobre “Música para una banda sonora vital: El honor de los Prizzi (Prizzi’s Honor, John Huston, 1985)

  1. Tu sección MÚSICA PARA UNA BANDA SONORA VITAL me hace pensar, porque efectivamente, hago un repaso de mi vida y está marcada en distintos momentos por bandas sonoras de películas, ¿curioso, verdad? Mi infancia está unida a un disco de vinilo, que sonaba sobre todo los domingos por la mañana, de Siete novias para siete hermanos u otro de West side story… Otro momento de mi adolescencia y juventud no dejé de escuchar El extranjero loco, Érase una vez en América y Underground… En fin.

    El honor de los Prizzi la veo más como película divertimento dentro de la filmografía de Huston. Siempre me sorprende cuando vuelvo a revisitarla, ese tono de humor oscuro. De Alex North me fascina el tema de amor para Espartaco, me parece una pieza preciosa.

    Beso
    Hildy

    1. Esa era justamente la idea, mi querida Hildy, cuando se me ocurrió ir poniendo por aquí músicas de películas, allá por… Hace mucho.

      Y es que la música de cine, ya sea en su medio natural, ya en su uso publicitario para otras cosas, puede decirse que es la “música clásica del siglo XX”: Pensamos en ella igual que evocamos a Mozart, Bach, Beethoven o Schubert, pero además, es también la referencia para una memoria sentimental, para una biografía emocional.

      Besos

  2. Siempre me ha hecho mucha gracia el conocimiento que tenía Hollywood sobre España. Hay muchas películas clásicas que confunden España con Latinoamérica. Pero esto es otra historia. El folclore, amigo mío, el folclore. Ay, la música. Hagamos un pelín de memoria cinematográfica y recordemos la banda sonora de “Por quién doblan las campanas”, con aquella guitarrilla española machacando todo el rato. No recuerdo el título de ese tema que todo el mundo aprende cuando toca la guitarra. Horroroso. Y ya ni hablo de “La condesa descalza” y mucho menos con la banda sonora de “Vicky Cristina Barcelona” con la guitarra de Paco de Lucía “Entre dos aguas”. Creo que Billy Wilder supo exponer con ejemplar ironía el tópico romance europeo que sentían los americanos. Sin embargo, los americanos cuando tocan “lo español” se quedan con los toros, las castañuelas, las paellas y la sangría. Esto último es raro de cojones porque en este país nadie bebe ese brebaje que consiste en mezclar todas las sobras que quedan en los vasos de los bares, chiringuitos y restaurantes. En algunos sitios, incluso han echado el líquido del recipiente de plástico de la escobilla del váter. Por lo visto, a los guiris les encanta.
    “El honor de los Prizzi” es un filme decididamente intimista que da cuenta al propio estilo formal y también cuenta con un guion excelente, lleno de sutilezas y de esos pequeños detalles que anticipan, explican o complementan la acción. Una gran película.

    Abrazo mil y buen finde.

    1. Bueno, ya sabes que Hollywood tiende al trazo grueso cuando se trata de representar otras culturas y procedencias. Si existe además algún sentimiento de superoriedad o supremacía, esto se acentúa. Aunque, bien mirado, la Bergman como guerrillera, directamente, no daba el perfil. Más indignantes son, creo yo, las guitarras flamencas que suenan en Gladiator cuando su protagonista viaja a Emérita Augusta. Es de traca.

      A mí El honor de los Prizzi no me parece una película menor, sino una gran comedia negra con más enjundia de la que parece.

      Abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .