Música para una banda sonora vital: Verano del 85 (Eté 85, François Ozon, 2020)

In Between Days, clásico de The Cure, abre y cierra esta irregular cinta del habitualmente solvente François Ozon, que navega (nunca mejor dicho) entre el drama adolescente sobre el primer amor, la película de iniciación y descubrimiento del mundo, y el thriller falsamente ligero. Algo descompensada, quizá, por querer abarcar demasiado y pretender unir tonos y temas tan diversos en un metraje tan breve, flojea principalmente en su vertiente de relato de intriga policial, realmente poco trabajado, más un pretexto narrativo poco sólido que una verdadera pata del drama.

2 comentarios sobre “Música para una banda sonora vital: Verano del 85 (Eté 85, François Ozon, 2020)

  1. Ay, qué tiempos. Los ochenta y su corriente techno y new romantic. Fue realmente mi época, pero no empaticé demasiado con ella, es decir, la música, la estética de sus músicos con esos pelos electrificados y moviéndose en el escenario como si tuvieran lombrices y ropa de “Bola de Drac”. Tampoco con su cine. Me gustaban algunos temas musicales más que sus grupos y todos los álbumes en su conjunto. Los grupos españoles y solistas es que me la sudaba muchísimo. No sé, Tino Casal con su “Embrujada” y “Champú de huevo”. Mecano y hoy no me puedo levantar. Almódovar & McNamara “Voy a ser mamá”, por dios, qué cutre. Y ya ni te digo de Alaska y los Pegamoides. “Mi novio es un zombi”. La bruja avería. La bola de cristal. Joe Dante. Qué sé yo. Tampoco me dijo nada la “Movida madrileña”. Prefería ver las reposiciones que se hacían en aquellos cines de mi provincia y ver a William Holden, Ernest Borgnine, Robert Ryan, Edmond O’Brien y Warren Oates traspasando la frontera para morir a balazos, o reírme con Burt Lancaster en “Los profesionales” por la cantidad de veces que perdía los pantalones, o a Steve McQueen abofeteando a Ali MacGraw en aquella cuneta de una carretera, o escuchar cantar a Lee Marvin “Wand’rin Star” bajo la lluvia y el barro. Luego salieron Los hombres G con “Sufre mamón”, y tanto que sufría cada vez que la escuchaba. En fin, toda esta parrafada para decirte que no he visto la película.

    Abrazos mil y buen finde, amigo mío.

    1. Los ochenta son horteras a más no poder y, salvo excepciones y generalizando mucho, la peor década, probablemente del siglo XX en cuanto a cine se trata (otro tema es el siglo XXI). Y si hablamos de música, pues… Eso.

      Esta gente, The Cure, a mí me llaman la atención porque esos aires siniestros contrastan, a mi entender, con la música tan alegre que a menudo hacen, y porque tienen unos cuantos temas espléndidos que entonces eran un éxito tras otro. Tampoco va más allá, y la razón de que aparezcan aquí es más bien por sacar algo de esta película de Ozon, lejos de las mejores de su filmografía, aunque tampoco desprovista de interés. Antes me quedo, por supuesto, con cualquiera de las que citas en tu comentario.

      Abrazos, y buen finde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .