A fondo con Luis García Berlanga

Con motivo del centenario del nacimiento de este gran director (12 de junio de 1921), se ofrece aquí la entrevista concedida al mítico programa de televisión de Joaquín Soler Serrano.

6 comentarios sobre “A fondo con Luis García Berlanga

  1. Otra de las grandes entrevistas de este mítico programa. Muchos de los artistas cedían ser entrevistados por la calidad del programa y del entrevistador, amigo personal de casi todos ellos. Si toda esta gente estuviera viva hoy y no existiera “A fondo” no los veríamos nunca, avergonzados de cualquier medio de comunicación y entrevistador.

    Grande siempre Berlanga. Su obra relata la vida agridulce de la realidad, del vivir de unas gentes en las que la fábula, la ensoñación, a la vez que se les hace irresistible, no le servirán para solucionarles sus pequeños-grandes problemas. Se convierte así, la plástica cinematográfica, en una forma artística de plasmar, a través de unos fotogramas, la crónica sencilla y diaria de una pareja, de un pueblo, un personaje, a los que rodea y sitúa en un ambiente tierno, escéptico, cruel, irónico. La vida de sus personajes son un resultado del análisis personal de todas aquellas cosas, mundos, gentes, ambientes por los que deambula a diario el realizador. Sin embargo, en cada una de sus películas no trata directamente ese entorno, en realidad que ve, sino que la arropa de una fina comicidad e ironía que raya en gran medida la sátira.

    Me gusta siempre imaginar a Berlanga y Azcona en la intimidad cuando estaban desarrollando juntos un guion. Vaya par de dos. Berlanga fue el maestro de la cinematografía española. Su humor negro, su indescriptible genio sarcástico, le convirtió en un autor ágil, de narrativa fluida y abierta a todas las sensibilidades, conocedoras del presente que le tocó vivir. El cine de Berlanga es magistral. Me pregunto por qué no hubo sucesores tras su muerte. Berlanga fue un cronista irrepetible. Estaría bien imaginar una historia de Berlanga y Azcona intentando escribir un guion maravilloso y sin ningún tipo de garantía para ser llevado a la pantalla. Solo con ellos dos hablando y observando lo que les rodea ya sería toda una obra maestra.

    Abrazos mil y buen finde.

  2. Creo, mi querido Paco, que todo va ligado a la modestia, a la increíble falta de pretensiones y de ínfulas de toda esta gente, periodista y entrevistado, cineasta y guionista. Todos quitándose importancia para dársela al contenido, que es de lo que se trata, sin subrayados, sin levantar el dedito para señalarse y decir, “mira, aquí estoy yo, qué genial soy”. Es decir, totalmente lo contrario a lo que sucede hoy, con tanto ego desmesurado, tanto autobombo, tanta necesidad de ser reconocido, visto, aplaudido, envidiado. A esta gente parece que todo le da igual, y sin embargo nada le da igual. Justamente al revés que hoy, que aparentan que todo les importa cuando nada lo hace en realidad, salvo ellos mismos y su imagen. Ah, la puñetera imagen… Las redes no han venido sino a rematar la faena. Yo, yo, yo. Mírame, envídiame, dime lo genial que soy y retuitea, dale al “me gusta”, hazme viral, hombrepordiós. Qué asco todo.

    La mirada de Berlanga es hispánicamente pura o puramente hispánica. Cosas serias tomadas a chacota, choteo continuo de la pompa, la apariencia, la solemnidad, la trascendencia, comprensión agudísima y certerísima de cuáles son las cosas que importan y de cuáles son las prioridades (en su mayoría egoístas) de todo quisque, eso sí, sin juicios morales y sin ver enemigos por todos lados; al contrario, con compasión, con ternura, con absoluto conocimiento de las debilidades humanas. Y con una pericia técnica, esos interminables planos secuencia de coreografías tanto o más complicadas que las de los musicales, y con un increíble uso del sonido que permite escucharlo todo, es decir, crear un barullo limpio en el que la gente no se pisa, las frases no se cortan. Lo complicado que es eso y lo desapercibido que pasa, simplemente, porque pensamos que es natural y nos viene dado. Y una mierda. Es, simplemente, un genio. Y Azcona, otro. Por eso mismo, si alguien les dijera a la cara esas cosas, esbozarían una media sonrisa, mirarían para otro lado y pedirían una caña o un café para seguir mirando el mundo y chotearse de él. ¿Qué más se puede hacer?

    Abrazos

  3. Con el centenario de Berlanga estoy teniendo oportunidad de leer una barbaridad de artículos sobre Berlanga, entrevistas y distintos reportajes en televisión. Y me está apeteciendo mucho volver a revisitar unas cuantas películas de su filmografía, así como rescatar algunas que nunca he visto.

    Beso
    Hildy

    1. Yo estoy huyendo bastante del ruido; no me gusta esa costumbre de exprimir cosas hasta la extenuación y luego sumirlas en el olvido absoluto que tienen los medios de comunicación. Berlanga es una referencia constante todo el año (cómo no va a serlo, tal como está el panorama…), y como Buñuel, el latido vivo de la España moderna, de la picaresca a nuestros días. Ay, cuántos personajes de Berlanga en nuestra vida pública que ni siquiera sospechan que lo son…

      Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .