Cine en fotos: Los gritos del silencio (The Killing Fields, Roland Joffé, 1984)

The Killing Fields / The Dissolve

Haing S. Ngor fue un médico (cirujano y ginecólogo) y actor camboyano de origen chino, célebre sobre todo por su Oscar al mejor actor secundario recibido por su participación en Los gritos del silencio (The Killing Fields, Roland Joffé, 1984), película que narra la tragedia de los campos de la muerte de la genocida dictadura jmer. Ngor, internado en uno de esos campos, tuvo que ocultar a ojos de sus captores tanto su origen chino como su profesión, ya que lo habrían ejecutado de inmediato por cualquiera de esos motivos, lo cual le impidió atender el embarazo de su esposa, que murió en el parto junto con la criatura. Huido de su prisión, tras trabajar como médico en un campo de refugiados en Tailandia, en 1980 emigró a los Estados Unidos, donde vivió hasta su asesinato en 1996 a manos de tres destacados miembros de la banda Oriental Lazy Boys, conocidos ladrones de carteras y joyas. El móvil de la paliza que le propinaron y el posterior asesinato parece ser la negativa de Ngor a entregarles un relicario de oro que contenía una imagen de su esposa (ya le habían “requisado” su Rolex). Los abogados defensores intentaron culpar a grupos de izquierda simpatizantes de los jmeres rojos, en supuesta venganza ante las revelaciones de Ngor en el libro que sobre sus experiencias bajo su régimen de terror publicó en 1988, pero no pudieron aportar pruebas sólidas de sus afirmaciones.

2 comentarios sobre “Cine en fotos: Los gritos del silencio (The Killing Fields, Roland Joffé, 1984)

  1. Jo, mi querido Alfredo, qué historia tan tremenda la de Haing S. Ngor… sobrevivió a los campos de la muerte en Camboya y encontró la muerte de forma violenta en EEUU. Qué triste.
    Recuerdo lo que me impresionó en su momento Los gritos del silencio (The Killing Fields, Roland Joffé, 1984).

    Beso
    Hildy

    1. Así es. Además resulta paradójico que sobrevivas al terror de un régimen criminal y que luego encuentres la muerte en una sociedad supuestamente más próspera y libre. Una verdadera lástima. Recuerdo haber pensado en esta paradoja cuando vi en un noticiero la información sobre su asesinato. Acababa de ver la película por primera vez no hacía mucho (tal vez un año, o dos antes) y me impresionó este contraste entre su historia y su final.

      Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .