Cine en fotos: el Apocalipsis, según Luis Buñuel

Luis Buñuel, la forja de un cineasta universal 1900-1938

“Las trompetas del Apocalipsis suenan a nuestras puertas desde hace unos años, y nosotros nos tapamos los oídos. Este nuevo Apocalipsis, como el antiguo, corre al galope de cuatro jinetes: la superpoblación (el primero de todos, el jefe, el que enarbola el estandarte negro), la ciencia, la tecnología y la información. Todos los demás males que nos asaltan no son sino consecuencias de los anteriores. Y no vacilo al situar a la información entre los funestos jinetes.”

“El exceso de información ejerce también un importante deterioro en la conciencia de los hombres actuales. Si el Papa muere, si un jefe de Estado es asesinado, la televisión está allí. ¿Para qué le sirve al hombre estar presente en todas partes? El hombre de nuestros días jamás se encuentra consigo mismo como sabía hacerlo durante la Edad Media”.

(Mi último suspiro. Memorias)

10 comentarios sobre “Cine en fotos: el Apocalipsis, según Luis Buñuel

  1. Recuerdo cuando me compré la primera edición de “Mi último suspiro” en 1982: tenía por aquel entonces 17 años. Ya había visto algunas de las películas de Buñuel que me dejaron muy impactado. Este libro fue durante muchos años mi libro de cabecera. Lo releía constantemente. A veces lo habría por tal o cual parte para tomar la receta del dry martini. O memorizar los lugares de París cuando fui a París donde frecuentaba Buñuel, o Toledo. En estas memorias aprendí lo que era el surrealismo y los surrealistas. Descubrí libros como el Gil Blas de Santillana y la obra del divino marqués de Sade, los “Recuerdos entomológicos” de Fabre. Aprendí, sobre todo, a ser una persona combativa y no dejarse doblegar por nada ni por nadie, a no venderse. Empecé a escribir mis sueños en un cuaderno donde todavía sigo escribiéndolos. Sigo leyendo estas magníficas memorias escritas conjuntamente con el añorado Jean-Claude Carrière. Cuando voy a Toledo sigo sus huellas. Visito El Real Monasterio de Santa María de El Paular en el municipio de Rascafría en de la sierra de Guadarrama, donde Buñuel y Carrière alambicaban guiones que eran bombas. “Mi último suspiro” es mucho más que unas memorias; es un espíritu, una moral, una nueva manera de ver y soñar la vida. Una de las cosas que más lamento en esta vida en no haber conocido a Buñuel, no haber saboreado un “buñueloni” realizado por él. No haber tenido una conversación con él. No haber compartido risas, bromas, experiencias y misterios. Dice en “Mi último suspiro”: “El misterio es lo que más me interesa. No me cansaré de repetirlo: el misterio es el elemento esencial de toda obra de arte”.

    -Ay, mi querido don Luis – le diría medio borracho -. Ahora, en lugar de enfrentarse a los misterios, la cultura de hoy persiste en evadirlos.

    Abrazos mil.

  2. Pues, precisamente estas semanas ando enfrascado con la edición de “Max Aub/Luis Buñuel. Todas las conversaciones” que editaron el año pasado la Universidad de Zaragoza y el Gobierno de Aragón en colaboración con la UOC. Una auténtica gozada, dos volúmenes para un total de 1012 páginas por las que desfilan los testimonios, claro, de Buñuel, pero también de algunos de sus hermanos, de muchos de sus amigos y conocidos, y de Alberti, Dalí, Louis Aragon, el vizconde de Noailles, de Paco García Lorca, de María Teresa León, de Concha Méndez… No sé, montones y montones de personas que se cruzaron con Buñuel a lo largo de toda su vida personal y profesional. Entro en detalles, porque sé que conoces el libro, porque en esta edición en dos tomos se incluyen correcciones de errores y más conversaciones que en ediciones previas. Un personaje absolutamente irrepetible, lo que se desprende no solo de su trabajo y sus propias declaraciones, sino sobre la percepción que sobre él han tenido tantas y tan diversas personalidades a lo largo del siglo XX. Una maravilla que, por una vez, te recomiendo yo a ti.

    Abrazos

      1. Se me olvidaba, hablando de memoria; Hay un estupendo libro titulado “En torno a Buñuel” que es fenomenal. Se recoge impresiones de toda la gente que tuvieron relación con Buñuel. Es alucinante. La actriz Margarita Lozano hace unas declaraciones maravillosas. ¡Se enamoró de él en el rodaje de “Viridiana”!

        Adiós, adiós.

      2. Estupendo vídeo. Un libro algo caro, sí, pero son dos volúmenes, mil páginas y… Creo que vale la pena. De momento, solo he leído el primer volumen.

        Conozco el libro de “En torno a Buñuel”, lo tengo entre mis montones de lecturas pendentes. Pero también se ha dado el caso de Lilia Prado, que dicen que durante el rodaje de “Abismos de pasión” también andaba perdiendo los vientos por Buñuel. Qué les daría, qué les daría… Él, sin embargo, solo confiesa dos “deslices” (aunque “enamorado”, precisa) con dos extras de sus películas.

        Abrazos

  3. Las palabras de Buñuel me dejan pensando. Y, la verdad, me da pena constatar que aunque tengamos más acceso a la información que nunca, se note más que nunca la desinformación. Leer un periódico o ver las noticias o acceder un ensayo de actualidad, nos descubre un mundo a la deriva donde el ser humano no deja de repetir errores del pasado… O de hacer oídos sordos a advertencias claras, como que no solo nos destruimos los unos a los otros, sino que también nos estamos cargando el planeta y con ello el futuro… ¿Y las nuevas tecnologías nos están mejorando como personas?
    Beso
    Hildy

    1. Ya sabes lo que dicen, mi querida Hildy, “un optimista cree que vive en el mejor de los mundos posibles; un pesimista sabe que es cierto”. Más que constatar que nuestra evolución como especie es más tecnológica y material que mental, a mí lo que me llama la atención es la desinformación generada por el propio sistema, cómo hace que lo que no aparece en los medios, sencillamente, no existe para nadie, y como se usa esto intencionadamente para que determinadas cosas y ciertas personas, directamente, no existan. Creo que por ahí andaba este buen hombre. Aprovecho y te recomiendo un libro, en dos volúmenes, publicado por la Universidad de Zaragoza (la mía), el Gobierno de Aragón y la UOC con las conversaciones completas de Max Aub y Luis Buñuel (entre muchos otros) para el proyecto de Aub “Luis Buñuel. Novela”, que quedó incompleto. Estoy leyéndolo justamente estos días y es tremendo. Eso sí, un total de 1012 páginas, notas aparte.

      Besos

  4. Vuelvo por estos lares apocalípticos para recomendarte un documental dividido en diez partes en YouTube titulado “Luis Buñuel – Ein Portrait “. No es que diga más de lo que ya dijo Buñuel en “Mi último suspiro”, pero da gusto ver y escuchar a sus hijos Juan Luis y Rafael con Jean-Claude Carrière y paseando por los lugares donde vivió, escribió, bebió y frecuentó Buñuel. Igualmente ya lo conoces y si no es así, mejor mirar esto que los avisos de actualizaciones del móvil.

    Abrazos mil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .