Mis escenas favoritas: El padrino. Parte 2 (The Godfather: Part II, Francis Ford Coppola, 1974)

Algunos acusan a Coppola de haber glorificado a la mafia a través de su trilogía de El padrino, en particular en sus dos primeras entregas, sin reparar que lo que Coppola hace realmente es glorificar el cine. Si la primera parte parecía insuperable, Coppola se destapó, el mismo año que estrenó la magistral La conversación, con esta nueva visión, corregida y aumentada, hacia delante y hacia atrás, de las aventuras de la familia Corleone en Sicilia y Estados Unidos. Esta secuencia da una idea bastante aproximada del sentido último de la magna obra de Coppola, la de un padre de familia (tanto Vito como Michael Corleone) que desesperadamente, contra el tiempo y contra todas las formidables fuerzas en su contra, intenta reconducir a los suyos hacia la legalidad para convertirse en una familia respetable. Esfuerzos que, sin embargo, tanto desde su llegada a América como varias décadas después, se ven imposibilitados porque el ambiente que les rodea es tan putrefacto, corrupto y malévolo como ellos mismos, e igualmente indignos de respeto. El crimen no ya es una opción, sino el único medio del que disponen para garantizarse el paraíso americano, que a su vez se nutre de ellos. Probablemente, eso es lo que no gusta a los críticos con el tratamiento que Coppola hace de la mafia (que nunca se nombra como tal en la trilogía), que ligue su vigencia y su destino al del propio bienestar estadounidense, idea básica que esta escena pone sobre la mesa con brillantez e inteligencia.

2 comentarios sobre “Mis escenas favoritas: El padrino. Parte 2 (The Godfather: Part II, Francis Ford Coppola, 1974)

  1. Brutallll.
    Yo tengo el ritual de cada x tiempo ponerme la trilogía (defiendo a ultranza también la tercera) y disfruto totalmente.
    Efectivamente esta secuencia es clave: cómo los tejemanejes de la mafia no difieren de los tejemanejes de otros estamentos como los de la política o allá donde este el poder…, en cualquiera de sus formas, y el señor don dinero.

    Beso
    Hildy

    1. A mí me parece que la tercera parte ha ganado enteros con el paso del tiempo, a medida que se devaluaba el cine análogo que se hacía alrededor y posteriormente. Eso sí, pasando del nuevo montaje que ha hecho Coppola para sacarse unas perras extra, que no aporta nada ni supone ninguna variación a lo ya visto, una tomadura de pelo en toda regla.

      Cuando pienso en negociaciones políticas (lo menos posible, pero cuando se ve un telediario a veces es inevitable), siempre pienso en esta secuencia. Y me da igual de qué partidos se trate.

      Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .