Mis escenas favoritas: Arsénico por compasión (Arsenic and Old Lace, Frank Capra, 1944)

Una de las muchas divertidas secuencias de esta desternillante comedia de Frank Capra, que además de una continua sucesión de gags, diálogos chispeantes y situaciones chuscas, reflexiona sobre el carácter de caridad y de ayuda al prójimo de una forma ácida y cínica muy alejada del habitual sentimentalismo y del idealismo recurrente del director.

4 comentarios sobre “Mis escenas favoritas: Arsénico por compasión (Arsenic and Old Lace, Frank Capra, 1944)

  1. Cómo me gustan estas comedias, joder. Hoy me siguen gustando la “screwball comedy”. Nosotros la vivimos cada día pero sin gracia o quizá la gracia no la percibimos por no tenerla. El otro día, sin más, me ocurrió esto:

    Mi enorme paraguas me protegía de la intensa lluvia. Delante de mí había una mujer que caminaba empapada. Lo primero que se me ocurrió fue ofrecerle cobijo y acompañarla muy gustosamente al lugar de destino. Esto era lo correcto, pero deseché de inmediato la idea. La cosa ya no está para ejercer de caballero. Lo primero que pensaría esta mujer de mí es que soy un perturbado. Subí a un autobús. Ocupé el último asiento que quedaba libre. En la próxima parada subió un achacoso anciano. De inmediato se apoderó de mí el impulso de cederle el asiento, pero la experiencia me dijo que ahora los ancianos son muy orgullosos y no les gusta sentirse humillados delante de todos los pasajeros, dejando en evidencia su vejez, y siguen demostrando empecinadamente de que todavía son jóvenes, capaces de aguantar de pie, aunque realmente no puedan. Bajé en la siguiente parada. Dejó de llover. Me detuve en un paso de peatón. El semáforo estaba en rojo. Un ciego con bastón se detuvo a mi lado. Tuve el impulso de ofrecerle mi brazo para ayudarle a cruzar la calzada, pero ya estaba escarmentado. A todos los ciegos que he intentado prestar mi ayuda la han desechado aduciendo airadamente que conocen muy bien su barrio. Antes de llegar a mi destino una vieja vagabunda me ofreció su vaso de cartón de Starbucks para que le echara unas monedas. De inmediato introduje la mano en mi bolsillo pero me detuve bruscamente. Había olvidado por un momento que ahora los mendigos tienen la desfachatez de contar las monedas delante de ti y como nunca quedan satisfechos de la cantidad ofrecida te insultan o te tachan de tacaño. Los actos cívicos y las buenas intenciones ya no cuentan. Todo ha cambiado y de momento no acabo de adaptarme a esta nueva situación de desconfianza, orgullo y rechazo por parte del necesitado. Llamé por el interfono. Le dije a ella que soy yo. Nos conocimos ayer por la noche en un bar musical. Hablamos y al final de la velada me dijo que era como si me conociera de toda la vida. Luego, me invitó a cenar en su casa y aquí estoy. Ya en el ascensor me aseguro, por instinto, de llevar mi navaja de afeitar en el bolsillo del abrigo. No, no me conoce. Será mi décima víctima.

    Se trata de un pequeño homenaje a este tipo de género.

    Abrazos mil.

  2. Qué divertida es “Arsénico por compasión” y qué manera más inteligente tiene Frank Capra de emplear el humor negro, porque de lo que habla la película y lo que plantea es muy duro.

    Beso
    Hildy

    PD: el microrrelato de Francisco impresionante.

    1. Todo es muy duro, los asesinatos, la perturbación mental (de casi todos)… Lo sabios de la comedia lo son porque consiguen esos contrastes entre cosas realmente duras y las similitudes que establecen (el matrimonio). Absolutamente brillante.

      Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .