Vasos y copas de cine en La Torre de Babel de Aragón Radio

Suspicious Ends. Cary Grant, Alfred Hitchcock and… | by Lawrence Bennie |  Medium

Nueva entrega de la sección de cine en el programa La Torre de Babel, de Aragón Radio, la radio pública de Aragón, en este caso dedicada a vasos, tazas y copas que son inesperados protagonistas de determinadas secuencias, o incluso de películas completas.

6 comentarios sobre “Vasos y copas de cine en La Torre de Babel de Aragón Radio

  1. Mi querido Alfredoooooo, me parece un temazo. ¡¡¡Qué principio de año!!! Todavía no te he escuchado, pero mi mente me ha llevado a Corazonada de Coppola y al momento de Nastassja Kinski dentro de una copa… O a esa película del Dogma, Celebración y esa cucharilla dando a un copa…, que anunciaba revelaciones familiares terroríficas…
    Qué ganas tenía de leerte.

    Beso
    Hildy

  2. Pues mira, no he dado ni una, jajajaja…

    Pero hay copas, vasos y tazas, eso sí. Claro, que tampoco puedo hablar de muchas, porque con cinco o seis agotamos el tiempo de la sección. Permanece atenta, que la próxima también será de este estilo.

    Besos, y feliz año

  3. Joder, nada más empezar escucho “La traviata”. Te juro que he imaginado que eras tú quien cantaba. Me he dicho: ¡Qué tío, entra fuerte! Cualquier objeto inanimado reconocible de nuestra cotidianidad puede convertirse en un maravilloso recurso narrativo que solo está a la altura de los grandes cineastas. Hace falta haber visto más películas que Garci para poder gozar de todos estos detalles y después enumerarlos en una conversación, que por otro lado, nunca se dará, porque la gente está anestesiada perdida. Se podría hablar de cualquier cosa que haya tocado el cine de manera sutil: dentaduras postizas, bicicletas, sombreros, teléfonos, ropa tendida, ropa interior, zapatos, percheros, botellas, camas, cigarrillos, encendedores, luces de neón, barras de bar, camareros, etc. Pero como aquí se habla de vasos y copas de manera maravillosa quiero añadir un par de situaciones que me encantan. La primera: “Días sin huella”, del gran Billy Wilder. La huella circular que los vasos dejan sobre el mostrador del bar de Nat, a medida que Birnam avanza en la borrachera y en los delirios megalómanos; la cámara acercándose al contenido líquido de un vaso, hasta que la realidad se desdibuja en una especie de espejismo, para simbolizar esa felicidad alucinada que el güisqui proporciona a Birnam. Billy Wilder sabía muy bien que algunas existencias poseen el argumento de una pesadilla cíclica.

    Y la segunda: “Un ladrón en la alcoba”, de Ernst Lubitsch, donde aquél elegante barón le dice al camarero:
    – ¿Ve esa luna?
    -Perfectamente, barón.
    -Quiero esa luna en las copas.
    -Sí, barón, (apuntando la luna en las copas).

    Abrazos mil.

    PD: Cobarde. No te has atrevido a responder a la pregunta sobre la mejor película de 2021. Jajaja.

  4. Pero hombre… ¿Cómo voy a contestar semejante pregunta? Eso es típico de los programas «mainstream», reducirlo todo a una moda, a un chascarrillo de actualidad, a la coyuntura del minuto y el segundo en que se habla. Tendría que haber visto todo el cine mundial de 2021 para elegir la mejor película de 2021, y debería disfrutar de horas, días, tal vez semanas, para decidir algo que nunca se podría contestar en un segundo. Y, desde luego, es que además la cuestión no me interesa. Si me preguntaran por la película que he visto en 2021 y que más me ha gustado, primero, tendría que hacer memoria sobre las 400-500 películas que he podido llegar a ver, y luego clasificar, cribar, elegir, seleccionar… Como para contestar en un segundo a una pregunta que estaba fuera de guion…

    Hay momentos magníficos en torno a copas, tazas, vasos y cantimploras, entre otros objetos similares, pero claro, por la misma razón hay que elegir películas que más o menos sean conocidas y accesibles para un público general. Yo tenía seleccionada, además de las mencionadas, la magnífica secuencia de «Champagne» en la que Hitchcock logra que la cámara mire a través del fondo de la copa de cristal, pero ya sabes, como se me ocurra decir que Hitchcock hizo películas en blanco y negro, en Inglaterra, ¡mudas!, igual provoco una conmoción en la fuerza…

    Abrazos

  5. Si vuelven a preguntarte eso y te quedas en blanco te recomiendo que entres de inmediato en la página de los estrenos de los multicines de Mataró, ya verás cómo te inspira, amigo mío. Me parece que lo primero que sale es «Clifford, el gran perro rojo» y luego «¡Canta 2!»

    Ay, es que te he visto muy apurado y luego has vuelto a catar La Traviata. Has hecho bien, qué cojones.

    Más abrazos miles.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.