Las tres muertes del cine y una improbable propuesta de resurrección