Primera obra menor de un genio mayor: Los asesinos (Ubiytsy, Andréi Tarkovski, 1956)

Después que Robert Siodmak en Forajidos (1946) y antes que Don Siegel en Código del hampa (1964), Andréi Tarkovski adaptó el célebre relato de Ernest Hemingway The Killers (Los asesinos) en su primera película como estudiante de cine.

Cine en corto: Destino, de Salvador Dalí y Walt Disney (2003)

Este cortometraje de animación, basado en la canción del mismo título del mexicano Armando Domínguez, es fruto de la colaboración que Walt Disney y Salvador Dalí emprendieron en 1948. Combinación de ballet y dibujos, debía formar parte de un largometraje de relatos breves, pero el proyecto quedó inconcluso. No fue hasta 2003 que se retomó el proyecto, mucho después del fallecimiento de ambos, y gracias a los bocetos e instrucciones que había dejado el pintor.

Stan Laurel y Oliver Hardy en Libertad (Liberty, Leo McCarey, 1929)

Stan Laurel y Oliver Hardy, el Gordo y el Flaco, dirigidos por el que posteriormente sería considerado uno de los más grandes directores de comedias de Hollywood, Leo McCarey, en esta obra de 1929, en plena zona de transición entre el mudo y el sonoro.

Cortometraje: Mr. Dentonn (Iván Villamel, 2014)

Hace muchos años que los duendes de Internet me llevaron a entrar en contacto con Iván Villamel, por entonces apasionado cinéfilo y agudísimo comentarista y crítico de cine que, después de años de una valiente lucha por conseguir abrirse camino al otro lado de la pantalla y de la cámara, ha logrado dirigir dos excelentes cortometrajes. El primero, en 2011, se titulaba Refugio 115. Hoy me satisface traer a esta escalera su cortometraje Mr. Dentonn (2014), el corto de horror más premiado y seleccionado de la historia del cine, ahí es nada.

Iván destila cine por los cuatro costados. Está destinado a hacer grandes cosas en el cine español, siempre y cuando el cine español esté a su altura. Desde aquí, nuestro homenaje, reconocimiento y apoyo.