Música para una banda sonora vital – Benny Goodman

Sintonía cinematográfica donde las haya, Sing, sing, sing, del gran clarinetista Benny Goodman, aparece innumerables veces citada o directamente sonando a lo largo de los últimos decenios de celuloide. Por no ceñirnos a Woody Allen una vez más cuando de jazz se trata, nos quedaremos con el periplo de Vanessa Paradis y Daniel Auteuil por la Costa Azul francesa en busca de un nuevo guardarropa para ella en La chica del puente, de Patrice Leconte.

La amargura convertida en comedia: Usted primero

El cine francés es un ejemplo a seguir para la triste industria española en muchos aspectos. Uno de ellos es que en Francia son capaces de realizar comedias banales, intrascendentes y con ese sabor moralista tan querido a los norteamericanos mucho mejor que ellos, esto es, con buen gusto, calidad en los diálogos, sin apelar a la eterna adolescencia con personajes maduros (o casi), tiernos en su patetismo y descacharrantes en su desorientación, y a la vez, huyendo de la chabacanería, la vulgaridad y los modos y maneras inherentes a la televisión adquiridos por la nueva hornada de directores españoles, salida de las telecomedias, que tienen por norma identificar la comedia con los chascarrillos sexuales, los topicazos, los chistes sobre gays y el lenguaje malsonante, a poder ser, a grito pelao.

Es el caso de Usted primero (Pierre Salvadori, 2003), divertida comedia sentimental asentada sobre la excelente química entre su pareja protagonista, Antoine, el maître de un restaurante parisino (espléndido, desquiciado Daniel Auteuil), y Louis, el hombre al que salva de un intento de suicidio (el español afincado en Francia José García) cuando, una noche, impide que se ahorque en el árbol de un parque. El conmovedor relato del hombre despierta en Antoine un extraño sentimiento de culpa por el hecho de haberle salvado y también a causa de su imposibilidad de hacer la vida de Louis un poco mejor. Con todo, Antoine se propone hacer algo, así que lo acoge en su casa e intenta prestarle su ayuda para recomponer su agitada vida, en especial para que Louis se rehaga del hecho que le ha llevado al borde del suicidio, la pérdida de la mujer que ama.

La película se estructura en tres apartados claramente diferenciados, como suele ocurrir en general en este tipo de productos. El primero es el más especialmente volcado en las risas: el patetismo de Louis unido a la impericia de Antoine siembra la acción de equívocos, Continuar leyendo “La amargura convertida en comedia: Usted primero”