Música para una banda sonora vital – Shrek

Esta joya del cine de animación, además de ser una absoluta delicia por sí misma muy lejana de almíbares y estupidizaciones tan frecuentes en otros productos de este tipo, cuenta con una banda sonora más que estimable que incluye bonitos temas instrumentales (alguno de ellos con cierto aire guasón, como la película en sí misma) y también algún tema pop para enganchar a los jovenzanos. Pero es que, además de una versión actualizada del clásico de The Monkees I’m a believer que sirve para cerrar cachondamente este jolgorio visual, incluye la maravillosa versión que Rufus Wainwright hace de Hallelujah de Leonard Cohen.

La tienda de los horrores – La isla

la_isla

Pues no, a este dúo de guaperas no se les ha quedado este careto facial viendo su propia película (si lo hubieran hecho, ya no tendrían cara porque se les hubiera caído de vergüenza…). Es un fotograma de uno de los abundantes, excesivos, atosigantes, circenses, momentos de acción de este truño de Michael Bay, experto especializado en castañas pilongas que pretenden pasar por cine (Armaggedon, Pearl Harbor, Transformers 1 y 2, Dos policías rebeldes 1 y 2) que una vez más toma una idea a priori no ya buena, sino magnífica, que desarrolla durante un rato de sus 127 minutos, para luego tirarla por el W.C. y dedicarse a hacer durante la hora y media restante una mamarrachada de pirotecnia y chapa destrozada de esas que le gustan tanto a él y a su padre.

Hay que reconocer que la idea de origen, siendo buena, original, lo que se dice original, no es. El trío maravillas de guionistas de este peñazo (Caspian Tredwell-Owen, Alex Kurtzman-Counter y Roberto Orci) se compraron una batidora último modelo (o más bien les tocó en la tómbola; dada su calidad como guionistas uno se los imagina mejor sacando boletos en las ferias que con la cartera rebosante de dólares para comprar electrodomésticos superfluos), vertieron en su interior Matrix y Blade Runner y, hala, ya tenemos veinte o treinta minutos de película. Continuar leyendo “La tienda de los horrores – La isla”