Mis escenas favoritas (o no) – Pesadilla antes de Navidad

Valga esta secuencia musical de Pesadilla ante de Navidad (The nightmare before Christmas, Henry Selick, 1993) titulada Esto es Halloween para conmemorar, cinematográficamente hablando, el día de Todos los Santos, fiesta que, acompañada del Día de Difuntos, antaño excusa para el tétrico y siniestro culto cristiano a la muerte, parte de su repertorio para el oscurantismo con el que ha fomentado la intimidación y la manipulación de los seres humanos, está siendo sustituida por la arrolladora máquina mercadotécnica de la mamarrachada esa de Halloween, antigua festividad celta convertida hoy en día en orgía del consumismo más chabacano y entontecedor. A ello ha contribuido decisivamente el cine yanqui, y con él el sobrevaloradísimo Tim Burton, productor de esta película, de lo mejorcito que ha salido de sus garras y su pelo alborotado.

Música para una banda sonora vital – Los cazafantasmas

Hace unos días que se ha “celebrado” esa mamarrachada llamada Halloween que el peor cine y la más pésima televisión norteamericanos han logrado extender y popularizar por todo el mundo para sustituir, al menos en nuestro país, todo un bagaje de tradiciones y expresiones culturales relacionadas con la fiesta de Todos los Santos y el Día de Difuntos (que mirándolos bien, también se las traen, pero que al menos no promueven la gilipuertez desinhibida).

El caso es que una de los recuerdos apelados con reiteración enfermiza ha sido para esta película dirigida por Ivan Reitman en 1984, de famosísima sintonía, por más que sea una mierda, y cuyo vídeo contiene algunos fragmentos de la película que muestran a las claras lo mal que ha envejecido con el paso del tiempo y de las tecnologías punta… Una prueba de lo peor de los ochenta, como se evidencia gracias a la caterva de individuos que realizan una aparición en el video-clip, todos, salvo honrosísimas excepciones (ahí están Peter Falk o Danny DeVito), productos de los ochenta que en su mayoría han pasado rápidamente al olvido, como Chevy Chase, John Candy (éstos por suerte), Irene Cara (¿por qué?), etc., etc…