Mis escenas favoritas – Impacto súbito

Impacto súbito, de 1983, dirigida por Clint Eastwood, es otra de las flojas secuelas de la serie que siguieron al gran éxito de Don Siegel Harry el sucio (1971), basado a su vez en la historia real del asesino del zodiaco que luego adaptaría David Fincher en Zodiac. En esta continuación, cualquier atisbo de inteligencia, profundidad o agudeza en el retrato de la decadente vuelta a la realidad de los setenta y ochenta tras la época del flower-power de San Francisco y todo rastro de intringa y suspense es sustituido por un guión ridículo cuyo único vehículo es la violencia y la necesidad de dotar de trabajo a la por entonces pareja de Eastwood, la mediocre (en todos los aspectos) Sondra Locke. Sin embargo, esta escena del ascensor resume el espíritu de un personaje que, junto a sus héroes del western, ha convertido al actor Clint Eastwood en un icono cinematográfico imperecedero.