Cerrado por vacaciones

Como viene siendo habitual en las últimas temporadas, cerramos ciclo con este calipso de nuestro golfo favorito, Robert Mitchum. Aunque, como sucede también cada verano, el vigilante del puesto irá colgando por aquí algún contenido extra para aquellos escalones que no puedan vivir sin su dosis semanal.

¡Felices vacaciones!

Mis escenas favoritas: La noche del cazador (The night of the hunter, Charles Laughton, 1955)

Momentazo de esa joya cinematográfica, injustamente maltratada en su día, que es La noche del cazador, una obra maestra absoluta, un perturbadora odisea infantil en clave de cuento de terror gótico, o viceversa, con el mejor demonio que podría existir: el predicador Harry Powell.

Robert Mitchum y Lillian Gish sintetizan aquí el verdadero sentido de la relación entre el bien y el mal, o del amor y el odio que el reverendo lleva tatuados en sus nudillos: dios y el diablo, letra y melodía de una misma canción.

Pero ya es veranito, y Mitchum no es tan malote. Aquí nos regala uno de sus magníficos temas playeros: saquen sus camisas hawaianas y sus collares de flores, que toca escuchar un calypso zumbón, Jean and Dinah: