Música para una banda sonora vital – Amelie (2001)

Amelie-39

Aclamadísima por parte del gran público y la crítica más mediática y sensible, despreciada sin miramientos por la crítica más académica y sesuda (tanto o más que la obra anterior y posterior del para muchos estomagante Jean-Pierre Jeunet), su partitura, obra de Yann Tiersen, logra mayor reconicimiento, más próximo a la unanimidad, que su contenido estrictamente cinematográfico.

Polémicas estériles aparte, nos quedamos con Comptine d’un autre été, una de las más hermosas composiciones de la música del film.

Cine para pensar – ‘El odio’, de Mathieu Kassovitz

20051109094701-hainenoviembre.jpg

“Un tipo se tira por la ventana desde un piso cincuenta. Mientra va cayendo piensa: de momento, todo va bien, de momento, todo va bien… Lo importante no es cuánto tiempo estás cayendo, sino cómo aterrizas.”

(…)

– En la escuela me enseñaron que el odio engendra odio.
– Yo no fui a la escuela. Soy de la calle, y en la calle te enseñan que si pones la otra mejilla te dan por el culo.

Son fragmentos del guión de La haine, dirigida en 1994 por el actor y director francés Mathieu Kassovitz (recordado joven romántico en Amelie o sacerdote contestatario ante la tibieza vaticana frente al nazismo en Amén, de Costa Gavras, o director de Los ríos de color púrpura, exitoso thriller francés). Esta película rodada en un espléndido blanco y negro, de ritmo trepidante y de un guión que roza la perfección fue su sorprendente debut (premio a la mejor dirección en Cannes), y a diferencia de lo que podía esperarse vista su carrera como actor deslumbró con esta demoledora crítica de la sociedad francesa de finales de siglo XX.

La película cuenta 24 horas de la vida de tres jóvenes, Vinz (fenomenal, impresionante Vincent Cassel), Saïd (Saïd Taghmaoui) y Hubert (Hubert Kounde; nótese la conservación de sus nombres auténticos para la caracterización de los personajes), que malviven en el parisino suburbio de Les Muguets trapicheando, deambulando por ahí, sin trabajo, sin estudios y sin futuro más allá del día a día. Pero hoy es distinto, porque los suburbios marginales de la Ciudad de la Luz, que aparece hermosa y refulgente en las postales para turistas y reparte imágenes de glamour (sea lo que sea que quiera decir eso) y placeres sibaritas por todo el mundo, amanecen tomados al asalto por la policía, prácticamente en estado de sitio. Continuar leyendo “Cine para pensar – ‘El odio’, de Mathieu Kassovitz”