La tienda de los horrores – La mandolina del capitán Corelli

1.jpg

Viendo esta película, por llamarla de alguna forma, de John Madden (segunda vez que aparece en esta sección, tras Shakespeare in love), pueden sacarse dos conclusiones que hasta ahora han permanecido ignotas para el ser humano. En primer lugar, que en el ejército italiano de Mussolini no había fascistas, sino que sus soldados eran amantes de la ópera, la buena vida, y las mujeres (por este orden), que tras haber hecho el ridículo en Albania y en Grecia ocuparon este país contra su voluntad, porque los alemanes se habían empeñado, que no hubo represión, ni fusilamientos, ni torturas ni violaciones, sino que se dedicaron a confraternizar con el pueblo, a hacerse amiguitos, y que estaban deseando volver a casa para que los pobrecitos griegos pudieran volver a ser libres otra vez. La segunda conclusión: que las jóvenes griegas de la isla de Cefalonia en la primera mitad de los años cuarenta del siglo XX eran expertas en bailar tangos argentinos.
Continuar leyendo “La tienda de los horrores – La mandolina del capitán Corelli”

Los fabulosos Baker Boys (y la maravillosa Pfeiffer girl)

20070412214430-12156819652263.jpg

Los músicos itinerantes (aunque no sean fabulosos) siempre han sido personajes muy recurrentes y atractivos; su carácter nómada, su amor por la profesión, su realización a través de la música a pesar de la pobreza (o riqueza, según se mire) que conlleva el eterno ir y venir sin establecimiento fijo, siempre han dado lugar a que los músicos callejeros, ambulantes o itinerantes sean propicios para el planteamiento de dramas románticos o cuestiones existenciales de profundidad. Esta película de Steve Kloves de 1989 se sirve de estos personajes para crear un drama romántico de notable calidad, muy alejado de esas boberías a las que el Hollywood más reciente nos tiene tan acostumbrados.
Continuar leyendo “Los fabulosos Baker Boys (y la maravillosa Pfeiffer girl)”

La tienda de los horrores: Tienes un e-mail

El cartel dice: “la mejor comedia romántica del año”. Debió ser un mal año 1998 para ser considerada la mejor en nada. Sorprendentemente bien acogida por la crítica, esta almibarada comedieta podría ser el ejemplo principal de un futurible libro que pudiera titularse “Cómo el Hollywood moderno puede tomar un clásico magnífico y destrozarlo en cinco fáciles pasos”. Este remake de The shop around the corner (El bazar de las sorpresas, de 1939), del maestro Ernst Lubitsch, carece de todo lo maravilloso de aquella legendaria cinta y recubre la historia de un barniz romanticón, baboso y blandorro insoportable. Continuar leyendo “La tienda de los horrores: Tienes un e-mail”