Música para una banda sonora vital: Errol Flynn se pone a cantar

Además de ser el actor de toda la historia del cine al que mejor ha sentado cualquier uniforme, y al margen de sus supuestas proezas musicales con cierta parte de su anatomía, Errol Flynn se arrancó a cantar en un puñado de ocasiones. En primer lugar, y a título de ejemplo, en la película Adorables estrellas (Thank Your Lucky Stars, David Butler, 1943), en la que, como parte del esfuerzo de guerra, distintas estrellas de la Warner como Humphrey Bogart, Bette Davis, Olivia de Havilland, Leslie Howard, Ida Lupino o John Garfield protagonizaban un puñado de números musicales para animar a las tropas aliadas de los distintos frentes. En ella, Flynn lleva la voz cantante de That’s What You Jolly Well Get.

Posteriormente, Flynn se dejó arrastrar a esa moda comercial que implicaba que estrellas del cine hicieran sus pinitos grabando discos de canciones de moda. De esta brevísima etapa son temas como Lily of Laguna o su dúo con Patrice Wymore, su tercera y última esposa, en We’ll Gather Lilacs, aunque en esta, una vez comprobadas sus dotes, se contente con un recitado más o menos entonado y deje los gorgoritos a los que saben.

Cine en fotos – Casablanca (Michael Curtiz, 1942)

casablanca_mapa_39

Los créditos iniciales de Casablanca (Michael Curtiz, 1942) van acompañados, tras la cortinilla musical de la casa Warner Brothers, por las melodías arábigas de Max Steiner, convenientemente mezcladas con La Marsellesa. En el título final es el himno francés, en cambio, lo único que suena, justo después de que Rick y Renault se lancen a caminar entre la niebla por la pista del aeropuerto y digan aquello del comienzo de una gran amistad. En ambos casos, la pantalla muestra un mapa político de la África colonial europea, cuyos límites representan el reparto del continente en las distintas áreas de influencia británica, francesa, italiana, belga, portuguesa y española, incluidos Río de Oro (el antiguo Sáhara Occidental) y el Sudán anglo-egipcio. Otro detalle entre las decenas de ellos que demuestran que, bien de chiripa, como cuenta la leyenda, o con todas las de la ley, esta inagotable película va mucho más allá de donde parece a simple vista. Incluso más allá de su propio mito.