La tienda de los horrores – La última legión

Un truño de dimensiones sobrehumanas difícilmente explicable y asimilable. Si esta misma semana nos ocupábamos de reseñar la, con todos sus defectos, quizá mejor adaptación de todo el compendio que constituyen las distintas tradiciones de los diferentes ciclos de la leyenda artúrica a la pantalla, nos ocupamos hoy de destripar el mayor despropósito que jamás se haya hecho al respecto (y eso que últimamente se han filmado algunos más con el mismo motivo y punto de referencia: Roma), esta La última legión, sublime bodrio basado en el best-seller (ya se sabe, libro superventas escrito por un tipo que por lo general no sabe escribir de otra cosa) de Valerio Manfredi del mismo título dirigido por Doug Lefler, cuya “extensa” filmografía se agota en Dragonheart 2 (ni siquiera la primera parte), de siete años antes.

Una vez más, se intenta aprovechar la época oscura entre la desaparición del dominio romano en Inglaterra y la llegada del régimen feudal para situar historias a medio camino entre el fenómeno histórico y la leyenda, y una vez más al autor se le va la flapa e intenta conectar esos episodios legendarios con hechos comprobados científicamente y opuestos en motivaciones, desarrollo y conclusión a la trama que nos cuenta en aras de esa casa de putas llamada entretenimiento, en la que, al parecer, vale todo. En esta ocasión, Manfredi, Lefler, De Laurentiis (el productor de esta fatalidad) y compañía identifican nada menos que a Rómulo Augústulo, último soberano del Imperio Romano de Occidente (476), depuesto siendo un crío por Odoacro (Peter Mullan), rey de los hérulos, un pueblo ostrogodo que ocupó Italia, con nada menos que Uther Pendragón, padre del legendario Artús o Arturo, cómete un huevo duro… Eso conlleva irse del tarro por completo echándole un morro de proporciones siderales y convertir a Merlín (Ben Kingsley), por ejemplo, en Ambrosinus, el consejero y preceptor de la familia del niño, y a Excalibur, la legendaria espada de Arturo, en un arma forjada siglos atrás para ¡¡¡Julio César!!! Pues hala, más leña al fuego: cuando Odoacro toma posesión de Italia, el emperador es recluido en la isla de Capri (fenómeno cierto históricamente), pero es Aurelius (Colin Firth), junto a un puñado de sus legionarios y ¡¡¡una joven guerrera india!!! (Aishwarya Rai, cuya necesidad en la historia aparentemente se limita a ser, además de la coartada romanticoide de turno en una película absolutamente estúpida, el hecho de colar en el elenco una presencia exótica) enviada por el emperador romano de Oriente a echar un cable a los buenos (aunque suponga traicionar para ello a sus superiores).

Así las cosas, la ristra de imbecilidades no termina ahí: los evadidos se van a Inglaterra en busca de la última legión fiel a Roma (a una Roma que no existía ya), cuyos miembros se han convertido en granjeros y comerciantes tras años de paz en el famoso Muro de Adriano (el emperador, no Celentano), que separaba la zona romana de la tierra de los escotos, jutos, etc. Pero los buenos no cuentan con que los ostrogodos, que pactan con los lugareños hostiles a Roma, van tras ellos para hacerles pupita mala… Vamos, que, lógicamente, el final intenta encadenar esta estupidez con el comienzo de la leyenda artúrica, con el Muro de Adriano convertido en Camelot y la espada clavada en el terruño. Una idiotez mayúscula.

Lo malo es que en este caso ni siquiera puede decirse que está bien hecha. El planteamiento, como ha quedado claro, es de una ridiculez supina, pero es que aspectos como los diálogos (verdaderamente risibles), las interpretaciones, por llamarlas de alguna forma, incluso de actores que se han anotado en el pasado puntos importantes (Kingsley, Firth), los errores palmarios en la confección del casting, y los aspectos visuales, imbuidos de todas modas tan corrientes hoy, desde el abuso de efectismos pirotécnicos hasta el estilo videoclipero (utilizado primordialmente, como viene siendo habitual en el cine reciente, para disimular las deficiencias de preparación o de coreografía de escenas de combate y batalla), en nada ayudan a considerar estimable un producto que hará sonrojar de vergüenza ajena a todo aquel espectador que no tenga menos de diez años de edad (física o mental).

Acusados: todos
Atenuantes: ninguna
Agravantes: la devastadora sensación de ridiculez que destila en cada fotograma
Condena: culpables
Sentencia: convivencias de una semana con la última promoción prejubilada de los tercios de la legión de Melilla, incluye pelo en pecho, oros colgando del cuello, procesión, desfile a toda mecha y confraternización íntima con las cabras del islote de Perejil

21 comentarios sobre “La tienda de los horrores – La última legión

  1. La verdad es que es una de esas películas en las que además de decir lo mala que es, también llega a dar vergüenza. Para mi desgracia la pillé un día, creo que en Antena3, y me quedé a verla por ser una de esas pelis que estamos la familia mirando, pero vamos, que a cada escena lo flipaba más y más. Y bueno, el final es ya de coña. Te has quedado pequeño con la sentencia.

  2. Pues sí, Alberte, a veces es mejor ser valiente y atreverse a apagar la televisión que quedarse a ver ciertas cosas.
    Y, desde Aragón, también queremos galego.

    Bueno, Carlos, no pretendíamos decir eso. Evidentamente, algo hay. Ten en cuenta que esto surge de Bretaña, no de Inglaterra, y que la dominación romana es todavía más presente allí. No es en absoluto descabellado pensar en el origen de la leyenda durante los últimos tiempos de la ocupación o incluso justo después, y la herencia está clara, pero de ahí a Rómulo Augústulo y a Merlín de preceptor del emperador romano…

  3. ¡Pero que a gusto leo estos magníficos post de la Tienda de los Horrores !.Por lo único que sufro es porque te lo has tenido que tragar( y hacen falta tragaderas )para podernos evitar el ver semejante “TRULLO”.
    La sentencia inmejorable,ahora yo ,añadiría una cosa,que las cabras tengan garrapatas.
    Saludicos agradecidos.

  4. De verdad te lo digo, Escalones: si yo mandara en alguna tele, te dejaba los domingos por la tarde para que programaras estas pelis con tertulia incluida, al estilo “Cine de barrio”.

  5. A mí también me gusta Firth, a veces. El tío intenta diversificar su carrera y, por eso, a veces hace cada truño…
    Besos.

    Palabrita del niño Jesús, Raúl, si es que vale algo…

    Gracias Carmen, por preocuparte por mi salud mental.
    Saludos.

    Jo, Noemí, ya puestos, mejor programar otras, ¿no? Aunque como programa de humor igual hasta funcionaba…

  6. Otra de la que me salvé: esas historietas en ls que se mezclan leyenda e historia, salidas de plumas que buscan dinero y cámaras que no saben más que moverse continuamente, me dan un cierto repelús; y mira que, por los actores, casi caigo en el hoyo. Vamos, que me salvé por los pelos.

    Me alegro por mí y lo siento por tí, Alfredo, que un día te vas a poner enfermo de tanto bodrio como te atreves a enfrentar, que eso no puede ser bueno para la salud…. 😉

    Saludos.

  7. Dana, no cantes victoria todavía: es el tipo de película estúpida y absurda que a las teles les gusta programar en eso llamado “prime time”, así que cualquier día puede pillarte desprevenido y provocarte pústulas…

    Pues una suerte, Josep. Aunque, debo reconocerte, que la vi aposta para luego poder destriparla (perverso que es uno). Con medicación previa, of course.
    Saludos.

  8. Pues esta no la he visto y después de lo que he leido… va a ser que paso. Y eso que a mí también me gusta el señor Firth, al menos, en algunos papeles, pero no me lo imagino de legionario romano, con su faldita y todo.
    Muy buena la sentencia… y también la sugerencia de Carmen.

  9. Guárdate de ella, Carmen, incluso con Firth (para tu desilusión, no lleva falditas, lo siento).

    No, por Dios, no me las compro, Francisco: el masoquismo no es rentable, ni para la salud ni económicamente.
    Abrazos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.