Cine en fotos: La pícara puritana (The Awful Truth, Leo McCarey, 1937)

The Awful Truth (1937)

Cary Grant desconfiaba tanto de la viabilidad de La pícara puritana (The Awful Truth, Leo McCarey, 1937), que tras una sola semana de rodaje, al que se había sumado obligado por Columbia Pictures, envió al estudio un memorando de ocho páginas donde explicaba las razones por las que debía abandonar el proyecto de una película que consideraba de lo más inverosímil, destinada al fracaso en taquilla. Junto al memorando incluía un cheque de cinco mil dólares (dato a tener en cuenta en el caso de alguien tan fenomenalmente tacaño) en compensación por el trabajo que pudiera suponer sustituirle y volver a filmar las tomas ya acabadas. Rechazada su petición y forzado a terminar la película, esta fue un gran éxito, y aun hoy es una de las películas más recordadas de su filmografía, así como de la de su compañera protagonista, Irene Dunne, y también de su director, McCarey, hoy casi olvidado pero admirado por colegas como Hitchcock, Hawks, Capra, Ford o Cukor.

4 comentarios sobre “Cine en fotos: La pícara puritana (The Awful Truth, Leo McCarey, 1937)

  1. Uno de mis directores favoritos. Si ahora digo que fue el director de “Sopa de ganso” para impresionar a las nuevas generaciones se les pondrían el careto de pasta de boniato al desconocer esa anárquica película de los hermanos Marx. A veces, cuando me tienta ir a votar, me pongo de inmediato esta película que es un desatascador de mente cuando te entra algo de mierda política en la cabeza.
    Leo McCarey no tiene una extensa obra para la época que le tocó vivir, pero son maravillosas fuera de todo empacho ñoño de la mayoría de las comedias de la época. Me encanta “Tú y yo” (las dos versiones) aunque prefiero la de Cary Grant y Deborah Kerr, es pura magia. Te recomiendo el libro de Miguel Marías “Leo McCarey” publicado por la ya desaparecida editorial Nickel Odeon. Joder, casi todo está ya desaparecido, olvidado. Me pregunto: ¿las cosas desaparecen porque se olvidan? o ¿se olvidan porque desaparecen?
    No olvido los últimos años de McCarey sumergidos en el alcohol porque nadie creía ya en él. Lo mismo que le ocurrió a Preston Sturges y a tantos otros.
    Por favor, entra en los estrenos de la sala de cines de Mataró.
    Abrazos mil.

    1. ¿Por qué me quieres tan mal? En fin, supongo que los estrenos de Mataró son los mismos nefandos estrenos que en Zaragoza, así que no creo que me haga falta mirarlos. De hecho, no los miro casi nunca, es una cosa que he dejado de hacer, hastiado de no encontrar nada que echarme a la vista. Es otra cosa que se ha perdido, o que he perdido, el interés por las novedades cinematográficas. No te creas, que el concepto “novedad” ya me tira bastante para atrás, casi desde siempre (no soporto el autoengaño de la novedad, en particular, cuando lo que se vende como novedad es de lo más viejo y está de lo más visto, pero se reboza de algo moderno y “divertido” para colarlo de nuevo), más o menos al mismo nivel que el concepto “moda”, que me asquea. Pero al menos, hasta hace algún tiempo, conservaba alguna curiosidad o algún interés por estar al día de lo que se estrena. Ahora, tras tanta decepción y tanto desencanto, me da absolutamente igual. Quizá hay ahí, en el asqueamiento, otro motivo, y no menor, para el olvido y el abandono. Aunque de Nickel Odeon y de gente como McCarey o Sturges nunca querría olvidarme.

      ¡Heil Freedonia!

      Abrazos

  2. Alllllllfredoooooo, ahora puedo ver todas las fotografías de tu sección Cine en fotos. Qué alegría más grande. No sabía o no recordaba esta anécdota de La pícara puritana y Cary Grant. Es una comedia que tengo que volver a revisitar, aunque sé que me divirtió mucho. Me gusta la elegancia además de Grant y Dunne juntos.

    Beso
    Hildy

    1. Mi querida Hildy, cosas de los duendes de la técnica. Mejor no entrar en averiguaciones.

      Es una película divertidísima y Cary Grant está estupendo. No sé qué le dio en aquel momento, pero claramente se equivocó, y al menos tuvo el decoro, cada vez menos frecuente, de haberlo reconocido posteriormente. Con Irene Dunne, sin embargo, siempre tengo la impresión de que el cine debió haberle dado más de lo que le dio. Me parece una actriz estupenda que no sé si tuvo la trayectoria que merecía.

      Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .