Mis escenas favoritas: Amanecer (Sunrise, F. W. Murnau, 1927)

Esta obra maestra del gran F. W. Murnau, probablemente la mayor de toda la etapa muda del cine, cuenta con un buen puñado de secuencias memorables. No en vano, junto con Alas (Wings, William A. Wellman, 1927) recibió el Oscar a la mejor película en la única edición de estos premios en que esta categoría, la más importante, se dividió en dos galardones conforme a criterios industriales y de producción, por un lado, y en atención a su valor artístico, por otro.

La película, como otras muchas de la Fox de entonces, especializada en el reflejo de la vida rural de América, trata de un triángulo amoroso, de la tela de araña de seducción con que una cosmopolita mujer de ciudad (Margaret Livingston) envuelve a un buen hombre de campo (George O’Brien), que pone en riesgo no solo su matrimonio sino la misma vida de la esposa (Janet Gaynor). Además del drama sentimental, Murnau opone aquí las bondades de la sencilla vida campestre a la vorágine y la deshumanización de las atolondradas y ruidosas urbes de comienzos de siglo XX, aspectos que a su vez simbolizan la pureza y las dobleces emocionales de los personajes que componen el trío principal. Como muestra de la excelencia formal de esta maravilla silente de Murnau, vale la pena quedarse con dos ejemplos de la maestría narrativa del director alemán, que logró aquí depurar al máximo su estilo visual para reflejar toda la complejidad sentimental y moral de la historia sin un solo rótulo explicativo: la primera, el momento de la inducción al crimen; la segunda, la ejecución del plan para cometerlo. El desenlace final, no incluido en los vídeos, supone un ejercicio aún mayor de sublimación del lenguaje cinematográfico. Una película imprescindible, una experiencia cultural, es decir, vital, de primer orden.

Anuncios

8 comentarios sobre “Mis escenas favoritas: Amanecer (Sunrise, F. W. Murnau, 1927)

  1. ¡Impresionante!…Es el primer acercamiento que tengo yo a esta peli y estas dos secuencias me han dejado boquiabierto. La primera es encantadora y fascinante por su onirismo pesadillesco y la segunda es, simplemente, terrorífica por la manera en que se plasma lo que pasa por la cabeza del marido asesino.
    ¡Y todas estas emociones sin un solo sonido!
    Tengo que verla.

  2. Tienes que verla, en efecto. El cine mudo contiene tesoros impagables, vale mucho la pena acercarse a él con un poco de criterio e interés. Esta, en particular, es una de las mejores películas de todos los tiempos, sin diferenciar entre silencio y sonido. Absolutamente maravillosa, inquietante, conmovedora.

  3. Que tal Alfredo!
    Recuerdo que tenia una copia de ediciones Divisa en vhs, su colección de clásicos sobre todo en cine mudo era magnifica. Todo lo que has comentado así como las opiniones posteriores aciertan y de pleno. La primera vez que la vi me quede con una sensación de haber asistido a algo mágico, diferente de todo lo visto hasta ese momento. Diria que incluso su argumento es bastante fresco y actual.
    Que pena que este tipo de cine provoque tantos reparos en el gran publico.
    Saludos!

    1. Al público, con el cine, le pasa como con todo: hay que educarlo (no adoctrinarlo). Con un buen sistema educativo a nadie le importaría el país de procedencia o la edad de una película, y mucho menos si es en blanco y negro o color o si tiene o no sonido. Esta película es una obra de arte, digna del mejor de los museos, que es el lugar donde todo este cine terminará siendo expuesto, no te quepa duda.
      Saludos.

  4. … cuánta belleza en Amanecer. Y qué gozada descubrir cada vez más cine mudo. El mundo dvd ha permitido acceder a verdaderas joyas del periodo. También hay programadores y sitios donde se atreven con proyecciones y festivales en pantalla grande. Este verano pude disfrutar en pantalla enorme de … Y el mundo marcha. O ese documental maravilloso y reciente sobre los Lumiere… Qué placer.

    Beso
    Hildy

    1. Cada vez disfruto más del silencio, mi querida Hildy. Es tan escaso, se vuelve tan preciado, que es casi un oasis, un refugio. Esta película, y esas otras que citas, son maravillosas. Pero hay tantas, tantas… Aunque nunca tantas como se han perdido, lamentablemente.

      Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.