Diálogos de celuloide – Beautiful girls

GINA: Y se ha acabado la conversación, ¿de acuerdo? Estáis los dos como cabras. ¿Sabéis cuál es vuestro problema?: la televisión, el play-boy y las jodidas vigilantes de la playa. ¡Sí! Y ahora dejadme que os explique algo: chicas con tetas grandes, culos grandes; chicas con tetas pequeñas, culos pequeños. Así es como funciona.

WILLY: ¿A qué viene esto?

GINA: Dios no va jodiendo la marrana por ahí, es un tío legal. Les dio a las gordas tetas grandes y bonitas y a las flacuchas tetas canijas. Esa regla no la puse yo, y si no os gusta, llamadle (…). ¡Oh! Mirad, chicos, qué tenemos aquí. Mirad esta. La favorita del mes. ¿Os gusta?

TOMMY: Me conformaría.

GINA: Preciosa, ¿verdad? Pues esta chica no existe, ¿de acuerdo? Mirad su cabello: pelo largo, sedoso, fluyendo como un río. Pues es una jodida peluca, ¿sabéis? Y estas tetas, ¡por favor! Pero si servirían para colgar mi abrigo… Las tetas se diseñaron para succionar de ellas los bebés. Sí, son puramente funcionales; esto es… como Silicona City. Y un detalle -es mi favorito-: el pubis rasurado. El vello púbico ha de ser rizado e ingobernable, es mucho mejor. Esto es una burla, es una vergüenza. Esto es una mierda. Implantes, colágeno, plástico, fundas dentales, liposucciones, añadidos capilares, narices retocadas, coños afeitados… Eso no son mujeres, ¿sabéis? Son monstruos de la belleza y hacen que las mujeres normales, con nuestras pecas, nuestras tetas venosas -hola Bob-, y nuestra celulitis, parezcamos anormales. Pues yo paso de eso, ¿de acuerdo? Pero vosotros, jodidos cretinos, creéis que existe la posibilidad de conquistar a una de esas mujeres y no nos concedéis a las de verdad nada parecido a un compromiso. Es patético. Yo no sé en qué pensáis. Terminaréis con ochenta años llenando de babas los pasillos de un asilo y entonces querréis sentar la cabeza, casaros y tener hijos. Y qué haréis, ¿casaros con una animadora? (…).

WILLY: Simplificas demasiado las cosas.

GINA: No me fastidies. Fijáos en Paul, llenando las paredes de modelos y llamando a su perro Elle Macpherson… Está chiflado, obsesionado, todos lo estáis. Si tuviérais un gramo de autoestima, de autoaprecio, de autoconfianza, os daríais cuenta de que por muy trillado que parezca, la belleza está en el interior. ¿Sabéis qué? Si llegarais a pescar una de esas chicas os aseguro que acabaríais hartos.

TOMMY: Acabaría harto después de unos veinte o treinta años.

GINA: A ver si os quitáis la venda (…). Aunque tengan los pezones perfectos y flexibles las caderas, si no hay algo más para mantener una relación aparte de lo meramente físico, con el tiempo envejecerá muy mal. A ver, muchachos, si conseguís centraros un poco. De otro modo el futuro de la raza humana está en peligro.

WILLY: ¿Qué te parece, Tommy?

TOMMY: Yo qué sé. Tiene un culo estupendo.

WILLY: Y bonitas tetas. Anda, vamos.

——————————

WILLY: Imagínate lo que significaría tener a esa cosa increíble, tener a esa persona, con ese potencial, con todo ese futuro. Esa chica va a ser algo asombroso: es graciosa, inteligente, preciosa…

MO: Y tiene trece años.

WILLY: Ya lo sé, Mo, pasa de eso, no se trata de nada sexual… Yo podría esperar.

MO: ¿Qué?

WILLY: Podría esperar, porque dentro de diez años ella tendrá veintitrés y yo treinta y nueve, y no habrá problema.

MO: Willy… Me estás asustando.

WILLY: Esa chica es increíble.

MO: Genial.

WILLY: Llegué a sentirme auténticamente celoso del chico de la bici, ¿sabes?, de ese chico bajito en bici, porque tiene su edad y yo soy una especie de viejo depravado, como si fuera ese…, ¿cómo se llama?

MO: ¿Roman Polanski?

WILLY: No, no, como Nabokov, como el personaje de Lolita, ¿sabes? Como si fuera un hombre sucio, retorcido, jorobado y apestoso. No sé, no sé colega, sólo sé que me gustaría decirle con todo mi corazón: “llévame contigo cuando te vayas”.

MO: Willy, esa chica era un espermatozoide cuando tú estabas en séptimo, ¿eh?

WILLY: Bueno, ¿y qué quieres decir con eso? ¿Que tal vez es mi manera de posponer lo inevitable, que es como decir que no quiero envejecer?

MO: No, es tu manera de decir que no quieres crecer.

WILLY: No, lo único que quiero es tener algo hermoso.

MO: Todos queremos tenerlo, Will.

Beautiful girls. Ted Demme (1995).

20 comentarios sobre “Diálogos de celuloide – Beautiful girls

  1. Aún recuerdo, compa Alfredo, cuánto y cuán bueno me impactó esta peli cuando la ví, en el momento de su estreno, en pantalla grande (es decir, comme il faut…), hasta convertirse en una de mis pelis favoritas. Y eso por no hablar del “factor identificativo” (por llamarlo finamente…) con el personaje de Timothy Hutton: ¿cómo no, ante la desarmante frescura del personaje de Natalie Portman? Una auténtica delicia. Me alegro mucho de que le haya dedicado tu “glosa dialogante” de hoy.

    Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

  2. Otra que tengo pendiente: esos diálogos animan a verla, sin duda. Parecen de otro planeta, comparados con los que circulan por las pantallas actuales…

    Saludos.

  3. Somos unos cuantos, Manuel, los que compartimos esas sensaciones en su día. Luego he vuelto a verla y ya no da para tanto.
    Abrazos y buen finde para vos también.

    Sin traducir son aún mejores, Roberto, porque hay algunos cantes como “buenas noches, dulce niña”, que quedan mejor en inglés.

    Pues sí, Josep. Yo propongo un SOS: quien haya visto algún diálogo decente últimamente en la pantalla grande, porfa, que me avise.
    Saludos.

    Gracias a vos, amigo Dante. Una película pequeña, sencilla, lineal, incluso ingenua. Pero la Portman, ay, la Portman…
    Abrazos.

    Bueno, AdR, no recuerdo si era perro o perra… Hay amistades que se las traen.
    Abrazos.

    Por cierto; hasta ahora hemos comentado todo chicos; tengo curiosidad por saber qué comentarán las chicas…

  4. No recuerdo de cuando era el post que subiste de esta peli ,pero me gustó un montón y me la compré.Y ahí está junto con otras que tu has diseccionado por estos escalones.Sabes recomendar muy bien ,y por lo menos conmigo(salvo alguna excepción),aciertas. .No tardo en volver a verla,seguro.Ah ,Portman realmente preciosa y cuando creció ,más.
    Saludicos agradecidos.

  5. Oye, Carmen, me interesan mucho esas excepciones…
    No he escrito (aún) el post sobre la película, sí puse uno sobre la canción, “Sweet Caroline”, de Neil Diamond.
    La Portman nos enamoró a todos.
    Saludos.

    1. Tienes razón Alfredo,no escribiste un post pero si una reseña sobre la peli que a mi me gustó.Me la compré y luego te lo dije que me había gustado.
      Las de miedo ,las de miedo.Con esas no puedo.Este mes de agosto fui incapaz de abrir la de La bruja vampiro de Dreyer.
      Saludicos.

    1. Afortunadamente, ellos se lo pierden. Sin embargo, soy ligeramente pesimista. Tratándose de un film que ha llegado a ser de culto, alguien tendrá la penosa idea de volver a reunir a estos personajes dentro de diez o quince años, para contarnos lo que han hecho y con la Portman hecha una mata-hari; y si no, al tiempo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.