In memoriam – George Kennedy

GeorgeKennedy_39

Anuncios

6 comentarios sobre “In memoriam – George Kennedy

  1. Yo le tengo especial cariño. Hoy todo el mundo habla en las redes de Agárralo como puedas, así de corta es la memoria cinéfila del público en general. Pero yo no lo olvido como esbirro en un montón de westerns, o en El vuelo del Fénix, por ejemplo. Era un duro, muy duro, cuando se ponía, pero con una vis cómica estupenda si tocaba. Entrañable es la palabra, supongo.

    Besos

  2. Es cierto eso que dices, amigo. La “red” donde están pescados los besugos con dirección a la lonja para ser subastados, solo indagan en esa nefasta serie de Agárralo como puedas. No creo que sea cuestión de memoria, porque la falta de memoria consiste en que se ha visto y no se recuerda. Creo que se trata de ignorancia absoluta, y también es consecuencia del despliegue deuvedil por parte de las productoras donde ha llenado hasta los topes las tiendas de sus productos infames. Incluyo también a esos periódicos de domingo que venden por un euro, esos bodrios de películas. Tengo mi videoteca particular, me decía el otro día un zombi. Enumeró su fabulosa colección: la saga de Agárralo como puedas y todas las películas de Chuck Norris, Van Damme, Steven Seagal, Ben Stiller y Jack Black (incluido el anuncio de Nespresso).

    Mira, improviso un poema que dedico, sobre todo, al gran George Kennedy, pero también a los que construyen sus videotecas a base de periódicos dominicales, bazares chinos y restos de deuvedés en esos quioscos oscuros que hacen cantonera y no se ve el quiosquero (por suerte). El poema lleva por título:

    Agárralo como puedas

    Agárralo como puedas, tío,
    no solo fue El blanco de cuatro estrellas
    sino de muchos más:
    de Newman, Wayne, Stewart, Grant, Peck, Douglas, Eastwood…
    menuda Charada, amigo y
    Con Licencia para matar, Espejismos y Paraísos perdidos.
    Menudo Terremoto en los Aeropuertos y en Boston con estranguladores incluidos.
    Vuelo del Fénix y Canción de cuna para un cadáver.
    George Kennedy, que te parecías tanto físicamente, ya en tu vejez,
    a otro grande: Ray Bradbury.
    Y a ese Un hombre impone la ley, menudo Duelo de pillos,
    en el Nilo y su muerte.
    Menudo Cerco de fuego;
    La soga de la horca que es
    Lo que trae el mañana y su Primera victoria.
    Los valientes andas solos, mí querido George,
    aunque estén Llamando a las puertas del cielo
    Doce del patíbulo.
    Agarradlo como podáis, cinefilillos sin sífilis,
    que George Kennedy será para siempre
    una leyenda del indomable, una leyenda imborrable.
    Ni el periódico, ni el bazar chino ni el quiosco oscuro
    podrá con él.

    Abrazos, amigo.

    1. Me gustan estas despedidas-coctelera en verso. A ver cuando la casque Mariano Ozores cómo te luces…

      Reconozco que tengo alguna película de quiosco. Pero nada de eso que mencionas (menuda videoteca: huele a cangrejo…). Bien, y nada de Jack Black. Estoy pensando incluso en dejar el café.

      Abrazos, amigo, y viva Kennedy (este, no el otro).

  3. Ya la tengo hecho. En la entrega de los Goyas lo vi bastante jodido al pobre. Soy, cómo decirlo, como esos funerarios del western con traje estrecho, largo y sucio. Con chistera en forma de chimenea, el cabello largo y grasiento, serio, pálido y con un amplio muestrario de lápidas de piedra en el porche, que por otro lado, romperá con la cabeza en malo de turno.

    Más abrazos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s