Música para una banda sonora vital: La pasión de vivir (The music lovers, Ken Russell, 1970)

El inclasificable Ken Russell dirige esta aproximación a la vida del compositor ruso Piotr Ilich Chaikovski a partir del libro de Catherine Drinker Bowen. Como es lógico, la música de Chaikovski, en este caso adaptada por André Previn, tiene un protagonismo central. De hecho, abundantes pasajes de la película consisten en pequeños montajes de imágenes de los personajes en diversos entornos acompañados por las inmortales melodías del compositor ruso.

La película se centra en el drama vital del músico (interpretado por Richard Chamberlain), los intentos por ocultar su homosexualidad, su desgraciado matrimonio con Nina Milukova (Glenda Jackson), ardiente admiradora algo neurótica que acabó sus días en una institución mental, y sus complicadas relaciones con su mecenas, Madame von Meck. Además de unas intensas interpretaciones, cabe resaltar la magnífica labor de fotografía de Douglas Slocombe.

Uno de los momentos más impactantes de la película es la presentación en sociedad del Concierto para piano número 1.

6 Respuestas a “Música para una banda sonora vital: La pasión de vivir (The music lovers, Ken Russell, 1970)

  1. No quisiera explayarme más de lo debido, amigo mío, pero aquí, en este reducido texto hay un montón de cosas la mar de interesantes. Primero, el desigual y algo olvidado Ken Russell, que me desbordó en su momento con dos películas: el bodrio y anticuado y hortera Tommy. Nunca soporté las óperas rock, es más, no soporto ni la ópera, Groucho me entendería la mar de bien. Sin embargo me gusta escucharlas en el equipo de música, sobre todo a Verdi, pero no puedo verlas: pelucas a lo Rodolfo Lassparri, leotardos ceñidos y decorados pintados que suben y bajan porque Harpo está allí arriba haciendo de las suyas, bueno, no el la vida real, lamentablemente. En fin, una película que ya era olvidable en su momento. Elton John está horrible con aquellas gafas y aquellos zapatones. Creo que aún sigue estando horrible. Está tan gordo que crudo lo tendría para ponerse zancos. Y luego La pasión de China Blue. Joder con la Kathleen Turner. Incluso su marido real estuvo a punto de dejarla por p… Luego tenemos a Richard Chamberlain. Es un actor que tiene un rostro que da tanta pena que incluso le perdonas todos los bodrios que ha tenido que hacer para comer y pagar facturas. Siempre he creído que su verdadera vida es como la del personaje de El coloso en llamas. Y no añadiré más sobre él, ni espinos, ni pájaros ni minas del rey Salomón. ¿Sabías que descubrí a Glenda Jackson a través del relato de Cortázar “Queremos tanto a Glenda? Luego busqué sus películas. Y con Chaikouski me pasó al revés, lo descubrí en la película Fantasía y luego busqué sus vinilos. Ahora los utilizo para espantar a las moscas en verano, ya sabes, introduzco una cuerda por el agujero y los cuelgo en el techo. Por lo visto el vaivén producido por la brisa y los reflejos que despiden las espantan. Eso sí, a Chaikouski lo tengo en cd, claro. Cuando de nuevo dejen de existir los cd (no les queda mucho) dicen que tienen los mismos efectos que los vinilos a la hora de espantar a las moscas. Te lo recomiendo, amigo, es más ecológico que los insecticidas y menos ridículo que los matamoscas. ¿Has visto desde tu ventana al vecino de enfrente corriendo detrás de esos bichos alados con un matamoscas en la mano?

    Joder. Y eso que quería ser escueto.

    Abrazos y buen finde.

    • Hijo, qué de cosas, no sé ni por dónde empezar… Coincido contigo en lo de la ópera. Una de mis sentencias favoritas es esa de que “la ópera no termina hasta que no canta la gorda”. Que bien podría ser Elton John, por cierto.

      En cuanto a Richard Chamberlain, siempre me pareció que hacía películas por encima de sus posibilidades (y no hace falta más que ver sus películas para darse cuenta de qué pocas posibilidades tenía…). Lo único suyo que me gusta es lo que hizo en Australia con Peter Weir.

      Y soy muy partidario de Chaikovski, y muy poco del matamoscas y del insecticidio en general. Yo abro la ventana y las echo educadamente.

      Abrazos

    • Pues mira, te la recomiendo. Creo que te gustará bastante. A mí hay momentos que me resultan algo anodinos y otros hermosísimos, todo recubierto de una intensidad poética y de una atmósfera tormentosa pero bellísima. Algo irregular, pero vale la pena.

      Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s