Música para una banda sonora vital – ¿Qué ocurrió entre mi padre y tu madre?

La deliciosa comedia romántica -aunque en su día fuera considerada un fracaso- ¿Qué ocurrió entre mi padre y tu madre?, dirigida por el gran Billy Wilder en 1972, cuenta con un leit-motiv musical no menos agradable, el clásico Senza fine del italiano Gino Paoli, para acompañar la historia de un hombre de negocios americano (Jack Lemmon) que viaja a Italia para repatriar el cuerpo de su padre, fallecido en un accidente automovilístico. Pese a los intentos de los responsables del hotel por ocultar que eran dos los cadáveres encontrados en el coche y que las vacaciones anuales del difunto ocultaban el encuentro programado con su amante inglesa, es inevitable que todo estalle cuando la hija de la mujer (Juliet Mills) llega al mismo lugar para hacerse cargo de sus restos.

A partir de ahí, un cómico desencuentro y un incipiente romance que hace que la historia se repita.

Permesso?

Avanti!!!

Anuncios

15 comentarios sobre “Música para una banda sonora vital – ¿Qué ocurrió entre mi padre y tu madre?

  1. yo elijo la versión de Ornella Vanoni, y no me pregunte por qué. Cuestión de gustos supongo.
    Esta peli del gran Wilder tiene un enorme error: la Mills, una actriz espinosa, sin carisma, que, al menos a mí, no me transmite nada.
    Un abrazo
    Buen ciclo, y Welles! Cuánta doble uve con talento.

  2. Hermoso tema, compa Alfredo, en la mejor tradición de la canción romántica italiana, ideal para una tarde lánguida y algo calurosa de domingo. Se agradece…

    Un fuerte abrazo y buena próxima semana.

  3. Pues sí, Hildy, ayer nos levantamos soñadores, más bien para olvidar convenientemente la suciedad de las puestas en escena electoraloides.
    Besos.

    Totalmente de acuerdo, mi querido Dante, la Mills hace que la película flojee. Personalmente, me gusta que no se buscara la tipica belleza de apetitosas curvas, pero quizá hubiera sido mejor optar por alguien de más carácter. Me resulta, no sé, demasiado blanda.
    Abrazos.

    En efecto, Manuel, aunque he de confesar que es el tipo de música italiana que me provoca arcadas… Prefiero Paolo Conte…
    Abrazos.

    Y mucha mala baba, Josep, como en todas las buenas películas de Wilder. Y qué suerte que sea así.
    Un abrazo

    Ay, Marcos, ay…

  4. Es una película que no me canso de ver.Es tan buena,que al final,uno añora con encontrar a un director de hotel semejante a la película.El de la funeraria subido en una moto es un crak,sobre todo cuando debe poner los sellos delante de los cadáveres.
    Un abrazo,amigo.

  5. Un momento delicioso y desternillante, cómo coloca los formularios por triplicado (cada uno con un color de la bandera italiana), los sellos, cómo trabaja a dos manos… Esos detalles que hacen de Wilder algo único.
    Abrazos.

  6. Hace poco vi esta película (por enésima vez) cuando la echaron en la tele. ¡Me encanta! Jack Lemmon está maravilloso como siempre, el director de hotel es buenísimo… Cierto que la Mills no era la mejor elección para ese papel, pero tampoco lo hacía tan mal.
    La canción de Gino Paoli es una de mis favoritas. Francamente maravillosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s